"No tenía piernas. Los niños jugaban con las bicicletas, pero yo no podía"

● Minas asesinas de Marruecos y el drama de los niños saharauis mutilados.

Madrid, 02 Junio de 2019. -( El Confidencial Saharaui)

Por H. Mohamed/ECS. 


Foto ilustrativa/ cuatro 

Un día de hace 5 años Hamdi (un niño saharaui) estaba jugando con sus amigos entre los pocos árboles que habían en una zona liberada del Sáhara Occidental, en concreto en M'heris. La mala suerte le llevó a pisar una mina, una de las millones de artefactos que dejó el ejército marroquí y de las que los niños pequeños son las víctimas más vulnerables.






"Me explotó una mina cuando jugaba con mis amigos", cuenta a Hamdi, de 11 años. "Fueron los marroquíes quienes "pusieron la mina que me explotó", relata con los ojos llenos de lágrimas.

Durante los años de la guerra del Sáhara Occidental, el ejército marroquí, respaldado por Estados Unidos, Francia y España, colocó 7 millones de minas por toda la franja Este del territorio del Sáhara Occidental para evitar que los civiles escapasen.



Estos artefactos continúan siendo el mayor peligro para los saharauis en la actualidad.

"No tenía piernas. Los niños jugaban con las bicicletas, pero yo no podía", cuenta Hamdi.

Miles de soldados, alambradas y bombas: el muro de la vergüenza en el Sáhara Occidental.



El Sáhara Occidental es una tierra plagada de minas y artefactos explosivos que los marroquíes esconden bajo tierra para atentar contra los saharauis. Se estima que hay más diez millones de minas y explosivos, según ONGs.

El territorio está dividido por un muro militar marroquí de más de 2700 Km. de longitud, fue construido por el régimen de Hassan II de Marruecos a partir de 1983, con el objetivo de poner fuera del alcance de sus legítimos propietarios (pueblo saharaui), el territorio saharaui invadido por Marruecos con la ayuda económica y militar de Estados Unidos, desde 1974. 


El muro, plagado de minas antipersona desde principio a fin, divide el Sahara Occidental en dos partes, una, ocupada por Marruecos, donde se encuentran todas las riquezas del país (banco pesquero, minas de fosfatos, reservas de hidrocarburos...ect), y otra, en manos del Frente Polisario, donde sólo hay desierto y restos de guerra. 


El Ejército de Marruecos ocupa los dos tercios occidentales del Sáhara y la franja superior septentrional, mientras que el Frente Polisario domina el lado oriental, fronterizo con Argelia y Mauritania. 



En el sector de El Mahbes, una ONG española ha depositado simbólicamente flores de papel y de tela con el mensaje: "Plantemos flores en lugar de minas".

Desde el alto el fuego, más de 300 personas han muerto o han resultado heridas por la explosión de minas y bombas de racimo", dice Aziz Haidar, presidente de una ONG saharaui de víctimas de minas, que advierte de que "la lluvia arrastra las minas a zonas consideradas como seguras".

Las minas complican mucho la vida a los nómadas saharauis al haber dividido el muro sus zonas de transhumancia y de abastecimiento de agua, a lo que se suma, según varios testimonios, la muerte de miles de camellos en los últimos años a causa de los explosivos.