Francia podría verse obligada a liderar una "lucha mortal" en el Sahel y Sahara.




● Francia podría liderar una "lucha mortal" en el Sahel para preservar sus intereses políticos y económicos en la región con el resurgimiento de la amenaza terrorista, según informó la plataforma de inteligencia estadounidense, Stratfor.


WASHINGTON - 03 Junio de 2019.-(El Confidencial Saharaui)

Por Lehbib Abdelhay/ECS.


Un destacamento militar/ Malí APS 


Según un análisis publicado el miércoles por este prestigioso gabinete privado, parece que, por el momento, París no pretende involucrarse más en el atolladero del Sahel, pero se verá obligada a cambiar su estrategia e intensificar su presencia militar "si los ataques apuntan a Costa de Marfil o África occidental".



"Francia y sus aliados aún deben prepararse para una lucha más letal en el Sahel para proteger los intereses políticos y económicos de París en la región", afirmó Stratfor.

La firma de inteligencia americana señala que "la incapacidad de Francia y otros actores extranjeros para contribuir en la estabilización en el Sahel", donde la situación es cada vez más precaria, ha hecho de esta región "un destino particularmente ejemplar para las facciones terroristas.

Stratfor explicó que la creciente presencia de extremistas armados en el norte de Mali y Burkina Faso podría provocar un aumento de los ataques y secuestros en África occidental, ya que estos grupos terroristas expanden su presencia hacia el sur.

Tal aumento de la actividad terrorista en Ghana y Costa de Marfil podría eventualmente llevar a los aliados occidentales con intereses en estos países a "iniciar una guerra contra el terrorismo".

Francia, por ejemplo, mantiene estrechos vínculos económicos y políticos con Costa de Marfil, su antigua colonia, donde cada año recibe decenas de miles de ciudadanos franceses, también es una fuente importante de ingresos para el país galo, añade Stratfor.

Pero Costa de Marfil sigue siendo un objetivo principal para los terroristas en la región, como lo demuestra el ataque de 2016 que tuvo como objetivo la localidad costera de Grand Bassam, a unos treinta kilómetros de Abidjan.

Según Stratfor, hay indicios de que una ola de combatientes terroristas está comenzando a infiltrarse en África Occidental, lo que podría tener consecuencias dramáticas para algunas de las economías más prósperas del continente, como la Costa de Marfil. Marfil y Ghana, pero también en Francia, su principal aliado militar.



Costa de Marfil y su vecino oriental, Ghana, han expresado su preocupación por el "revés de Burkina Faso", intensificando sus esfuerzos de seguridad e inteligencia.

Pero en el terreno, la región aún carece de un mecanismo efectivo para hacer frente a estas amenazas de seguridad. La fuerza conjunta del G5 Sahel aún se ve agobiada por sus dificultades financieras y operativas que la hacen "inefectiva", agrega el análisis.

Al mismo tiempo, los esfuerzos multinacionales para invertir en las economías en declive de la región "siguen siendo insuficientes o inexistentes".

Dado el fracaso de los esfuerzos regionales e internacionales para estabilizar la región, los grupos extremistas se están aprovechando de la situación y están aprovechando la ausencia del Estado y el vacío de seguridad en el vasto norte de Malí para extender sus ataques al norte, a Burkina Faso, subraya el análisis.



En los últimos años, la seguridad en varias provincias de Burkina Faso, particularmente en las cercanas a la frontera con Malí, han pasado de ser precarias a extremadamente peligrosas con la proliferación de ataques terroristas contra escuelas, puestos fronterizos y fuerzas de seguridad pública.

Stratfor concluye que los desarrollos en la dinámica del terrorismo internacional luego de la ofensiva militar contra la autoproclamada organización terrorista del Estado Islámico (IS / Daesh) en Siria e Irak deberían hacer que los grupos extremistas se centren en el África subsahariana.