El Sáhara Occidental, uno de los lugares más áridos del mundo para el periodismo



Reporteros Sin Fronteras (RSF) realiza el primer informe mundial sobre la libertad de prensa en el Sáhara Occidental.

RSF hace un repaso exhaustivo a la historia de abandono y silencio del Sáhara Occidental en la prensa, especialmente en la española.

Expone los nombres y circunstancias de los periodistas saharauis condenados a largas penas de cárcel y denuncia la mordaza impuesta a los informadores locales y extranjeros, expulsados de manera casi sistemática.

Madrid, 06 Junio de 2019. -(El Confidencial Saharaui)  

Por Alfonso Lafarga.-Contramutis

Policías marroquíes torturan a mujeres saharauis 


Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha realizado el primer informe mundial sobre la situación de la libertad de prensa en el Sáhara Occidental, “uno de los lugaresmás áridos del mundo para la información y el periodismo” según esta organización.

En los informes que cada año publica Reporteros Sin Fronteras sobre la situación de la prensa en el mundo, la información referente al Sáhara Occidental ha sido mínima o ninguna, como ocurrió en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019, donde Marruecos aparece en el puesto 135 de 180. 


La elaboración del capítulo correspondiente a “Marruecos / Sáhara Occidental” correspondía hasta ahora a la sección francesa de RSF o a la de algún país del norte de África.

Este silencio se rompió el pasado 3 de mayo en un acto de RSF celebrado en el Palacio de Cibeles de Madrid, con motivo del Día Mundial de la libertad de Prensa, en el que el periodismo en el Sáhara Occidental tuvo un especial protagonismo.

En el acto, transmitido en directo por RNE, se reclamó a los medios de comunicación más atención a lo que ocurre en la excolonia española -bajo ocupación marroquí desde finales de 1975-, considerada uno de los agujeros negros de mundo 
para la libertad de información y de donde Marruecos expulsa o no admite sistemáticamente a los periodistas. Para RSF elaborar un informe dedicado al Sáhara Occidental era una deuda histórica.


Actualmente seis periodistas saharauis se encuentra presos cumpliendo severas condenas en cárceles marroquíes: 

Abdalahi Lekhfauni, condenado a  cadena perpetua; Hassan Dah, 25 años de condena; Mohamed Lamin Haddi, 25 años; El Bachir Khada, 20 años; Mohamed Banbari, 6 años, y Saleh Lebsir, 4 años.

Para Mohamed Banbari el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas pidió a Marruecos su inmediata libertad, al considerar que esta preso por su trabajo como periodista en Dajla, donde era corresponsal de Equipe MediaSaleh Lebsir está previsto que salga en libertad el 7 de junio.

La presentación del informe de RSF será el 11 de junio de 2019 en la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), trece días antes de que sea juzgada en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental, la periodista saharaui Nazha El Khalidi. Está acusada de usurpación de funciones por trabajar sin título oficial, por lo que puede ser condenada hasta con dos años de cárcel en aplicación del Código Penal marroquí. Cinco abogados españoles y dos observadores noruegos fueron expulsados del Aaiún el 19 de mayo, a donde fueron para asistir al juicio contra la informadora, que fue aplazado hasta el 24 de junio.


El informe, titulado ‘Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo’, ha sido elaborado a iniciativa de la Sección Española de Reporteros Sin Fronteras y su autora es Edith R. Cachera, relatora de RSF en España.

El acto de presentación contará con la presencia de la presidenta de la APM, Victoria Prego; del presidente de RSF España, Alfonso Armada; del presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Nemesio Rodríguez; y del periodista saharaui Ahmed Ettanji, cofundador y presidente de Equipe Média, colectivo ganador del último Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado.

A través de numerosas entrevistas y testimonios, ‘Sáhara Occidental, un desierto para el periodismo’ hace un repaso exhaustivo a la historia de abandono y silencio en los medios internacionales, y especialmente en los españoles; expone los nombres y circunstancias de los periodistas saharauis condenados a largas penas de cárcel, y denuncia la mordaza impuesta a los informadores locales y extranjeros, expulsados de manera casi sistemática.

El informe de Reporteros Sin Fronteras reivindica el nuevo periodismo saharaui que, pese a la censura, la represión y la cárcel, logra romper el silencio para transformarse en fuente de información para medios y organizaciones internacionales.