El Polisario informa a la ONU sobre la intensa situación en los Territorios ocupados del Sáhara Occidental

Nueva York, 08 Junio de 2019. -( El Confidencial Saharaui)

Por Lehbib Abdelhay/ECS




Tras un ataque brutal contra tres jóvenes saharauis en la ciudad ocupada de Smara por parte de las fuerzas de ocupación marroquíes, Sidi Mohamed Omar, representante del Frente POLISARIO ante las Naciones Unidas, envió una carta a Colin Stewart, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental y jefe actual de la MINURSO en la zona.



El representante saharaui también envió otra carta similar al Subsecretario General de las Naciones Unidas, que está asignado al Departamento de Asuntos Políticos, Consolidación de la Paz y al Departamento de Operaciones de Paz, así como a los miembros del Consejo de Seguridad, según un comunicado difundido.

Omar en su carta llamó la atención sobre las intervenciones brutales en que las fuerzas de ocupación marroquíes trataron a los civiles saharauis en los territorios ocupados del Sáhara Occidental como resultado de su lucha pacífica.

Desafortunadamente, el diplomático saharaui hace hincapié en que todas estas prácticas tienen lugar a la sombra de un completo bloqueo informativo impuesto en los Territorios ocupados del Sáhara Occidental donde se exponen periodistas saharauis, blogueros y defensores de derechos humanos que cubren abusos contra los derechos humanos en la región (como se indica en el párrafo 66 del informe del Secretario General 1). Abril 2019) por persecución y detención ilegal.



En este contexto, el representante saharaui mencionó el caso de Nezha Al-Khalidi, quien fue arrestada a principios de diciembre de 2018 por usar su teléfono móvil para grabar una manifestación pacífica en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental.

En conclusión, el representante del Frente en Nueva York destacó que era esencial que las Naciones Unidas, a través de su misión en el Territorio, tomaran las medidas necesarias para garantizar el fin de la brutalidad y la política de impunidad a través de las cuales las autoridades de ocupación marroquíes ejercen sus continuas violaciones de los derechos humanos básicos de los civiles saharauis.