El mundo cierra los ojos ante la tragedia que Marruecos desata en el Sáhara Occidental ocupado.



El Aaiún ocupado, 15 Junio de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Elhadj Mohamed Lamin/ECS.


Anciano saharaui


El pueblo saharaui lleva dividido más de 40 años. La mayoría de su población resiste en las duras condiciones del desierto más inhóspito del mundo, la Hamada en el suroeste de Argelia. La otra mitad sufre la represión, la violencia y la cárcel por parte del régimen marroquí en los territorios ocupados del Sáhara Occidental.

Las fuerzas del régimen de Mohamed VI se enfrentan diariamente a manifestantes saharauis durante las marchas pacíficas por la autodeterminación.

Los choques se registran en El Aaiún, capital histórica del Sáhara Occidental. Durante la represión, los soldados marroquíes optan por el uso de la fuerza, represión y violencia y los indignados saharauis les responden con pancartas.

El silencio ante la brutal represión marroquí en el Sáhara Occidental hace cómplice al Gobierno de España de esta crueldad. Los saharauis llevan una jornada intensa de manifestacines continuas. Con este acto, los saharauis buscan que la comunidad internacional reaccione ante la matanza de activistas saharauis en los territorios ocupados pero, sobre todo, que el Gobierno español ejerza presión para que Marruecos para y permita al pueblo saharaui decidir sobre su futuro.



"España no puede desvincularse de su responsabilidad histórica en el Sáhara Occidental"

El estado español no puede desvincularse de su responsabilidad histórica y no puede ignorar a los saharauis en tanto no se lleve a cabo la consulta que culmine en el proceso de descolonización total del Sáhara Occidental.

Cabe recordar que los acuerdos de Madrid desembocaron en la entrada de Marruecos en el Sáhara Occidental, "arrasando campamentos, asesinando a familias enteras y envenenando pozos de agua como parte de una campaña destinada a exterminar a los nómadas saharauis.

España "abandonó" el territorio del Sáhara Occidental dejándolo en manos del ejército de Marruecos, en un proceso de descolonización "mal acabado y precipitado" tras la Marcha Verde por parte de Marruecos, que envió a cientos de miles de soldados marroquíes al entonces Sáhara español.



El conflicto del Sáhara Occidental se retrotrae a 1975, cuando España se retiró de su hasta entonces colonia y comenzó la resistencia armada del Frente Polisario para conseguir la independencia del territorio ante la ocupación mauritana y marroquí tras la firma de dichos Acuerdos.