OPINIÓN | Sobre la ideología del Polisario.

Madrid, 11 mayo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).
Por Bachir Mohamed Lahcen/Traducción H. Mohamed- ECS.

● El Frente Polisario es un movimiento de liberación nacional democrático y anticolonialista. Esta organización reúne a todos los sectores y personalidades más progresistas de la sociedad saharaui, donde quiera que estén: exilio, regiones liberadas o bajo ocupación marroquí.


Bachir Mohamed Lahcen, periodista saharaui e investigador en la Universidad de Sevilla
















En Enero de 1973 se multiplicaron los encuentros de grupos nacionalistas saharauis y fortalecieron su coordinación. De esta manera, a finales de Abril del mismo año se inauguró una conferencia cuyas sesiones se llevaron a cabo de forma intermitente y en distintos lugares del desierto para despistar al servicio de inteligencia franquista. El 10 de mayo el grupo crea su organización; el Frente Popular para la Liberación de Saguia El-Hamra y el Río de Oro (POLISARIO).

Para entender su ideología, es necesario volver a la situación política que reinaba en la región en la que nació dicha organización: entre mareas de los movimientos de liberación del continente africano, el panafricanismo. 

Desde el principio, la organización saharaui prefirió no estar ideológicamente definida- con o en contra de ninguna corriente política-, ya sea de derecha, izquierda, nacional o fundamentalista, con el fin de que la organización recién nacida no requería que sus cuadros y simpatizantes siguieran ningún enfoque político.

Por otra parte, la oposición en los países vecinos cree en el pensamiento liberal y en todas las corrientes (nacionalistas, izquierdistas, ancianos tribales, conservadores y otros). Si el Polisario se había establecido para combatir la colonización española; [derrotarla] y expulsarla del Sáhara Occidental, tenía que ser la cuna de todo el pueblo saharaui e incluso mantener una parte de la estructura de poder social existente, un acto pragmático dentro de la comunidad.

El establecimiento de una organización con sus dos brazos ejecutivos, político y militar en secreto es difícil de detectar, la estructura que surgió para ser el brazo armado se llamó Ejército Popular de Liberación Nacional Saharaui, que declaró el inicio de la lucha armada contra el colonialismo español el 20 de mayo de 1973, mientras que el brazo político continuaba llenando en el desierto las otras localidades saharauis entre las masas y dar forma al futuro Estado que será autoproclamado tres años después.

Tras la retirada de las fuerzas coloniales españolas del Sáhara Occidental, Madrid firmó un acuerdo con Marruecos y Mauritania llamdos Acuerdos Tripartitos de Madrid, en virtud de los cuales, los dos países vecinos invadieron militarmente el territorio con la intención de repartírselo, la guerra estalló entre el Ejército de Liberación Popular Saharaui por un lado y las fuerzas marroquíes y mauritanas por el otro lado.

Mauritania derrotada se retiró de la guerra en 1979 y Marruecos continuó ampliando su ocupación del territorio de la antigua colonia española, contra la cual continuó la lucha armada hasta la firma de acuerdo del alto el fuego el 6 de Septiembre de 1991 entre los dos beligerantes, el Frente Polisario y Marruecos.

El Ejército Saharaui combatió en la guerra de liberación con gran eficacia en plena coordinación entre los militares en el campo de batalla y en el frente diplomático internacional. Los militares lograron liberar más del 30% del territorio (266.000 km2), mientras que el ala política logró llegar con la causa al más alto nivel diplomático como Estado independiente, siendo reconocido por más de ochenta países en todo el mundo sin mencionar la membresía plena en la Organización de la Unidad Africana (OUA).

Volviendo a la ideología de la organización, su inclusión de todas las categorías y sensibilidades de la sociedad saharaui, ha sido un factor enriquecedor debido a su impacto en la fusión de culturas y corrientes intelectuales.

En un momento en que los movimientos de liberación que habían liderado la guerra de liberación en otros países africanos se habían disuelto, el Frente Polisario seguía siendo un movimiento sólido y eficiente en el que se tejían todas las connotaciones políticas.

Actualmente, época que se caracteriza por el apoyo de los estados activos de las partes leales a ellos dentro del estado nacional, el Polisario también se ha resistido a cualquier explotación externa o lealtad de apoyo condicional. Pero lo que es más importante, la aparición de signos de religiosidad por parte de algunos de los líderes del Frente Polisario, al menos a primera vista, no les hizo cambiar su lealtad a las corrientes del Islam político, listas para la concesión de dinero y apoyo, y lo mismo se aplica a los liberales, nacionalistas y conservadores en las filas de la organización saharaui.

El Polisario logró superar todas estas luchas, y es coherente porque puede no haber sido ideológicamente arrogante y prefirió seguir siendo un movimiento para todos los saharauis capaces de absorber a todos los creyentes en el derecho de su pueblo a la libertad e independencia, independientemente de sus tendencias intelectuales.