Foreign Policy coloca al Frente Polisario entre los movimientos con más consolidación democrática.

Madrid, 12 de mayo 2019. - (El Confidencial Saharaui)

Por R. JOSEPH HUDDLESTON. Traducción: Lehbib Abdelhay/ECS | Foreign Policy
Brahim Gali durante cumbre de Unión Africana/ECS


El Frente Polisario ha consolidado una presencia diplomática internacional con un presupuesto limitado y ve en la administración Trump su mejor esperanza en décadas para obtener la independencia total del Sáhara Occidental. 

El enviado personal del secretario general de las Naciones Unidas para el Sáhara Occidental, Horst Köhler, protagonizó una serie de conversaciones de mesa redonda para llevar un conflicto estancado hacia una resolución pacífica. Este conflicto ha entrado en un punto muerto desde que un acuerdo de alto el fuego de 1991 puso fin a 16 años de guerra entre el Reino de Marruecos y el movimiento de liberación del Sáhara Occidental, el Frente Polisario.



Además de luchar contra el ejército marroquí respaldado principalmente por Estados Unidos y Francia durante 16 años, el Frente Polisario construyó varios campamentos de refugiados en el sur de Argelia para dar cabida a miles de familias que huyeron de los bombardeos marroquíes. Se estima que unos 165,000 refugiados saharauis, según ACNUR, continúan malviviendo en estos asentamientos desde que comenzó el conflicto en 1975.

Tratando por décima vez de negociar un arreglo para este conflicto aparentemente intratable en la mesa redonda de Ginebra, las Naciones Unidas reunió a representantes de los gobiernos de Marruecos, Argelia y Mauritania, junto con el Frente Polisario. Una tercera ronda de conversaciones se celebrará en las próximas semanas.

Estas posiciones se originaron en el acuerdo del alto el fuego, que convocó a un referéndum y estableció la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO). Ocho años después, el gobierno marroquí declaró inaceptable la lista de votantes elegibles de 1999 presentada por la ONU porque, según el Reino, excluía a los colonos marroquíes.

En ese momento, el informe del ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, señaló que Marruecos y el Frente Polisario "comparten la creencia de que la composición del organismo electoral predeterminará el resultado del referéndum". 

James Baker, el enviado de la ONU a la zona en ese momento, redactó un plan de paz integral en 2003. Pidió cinco años de autonomía para la antigua colonia española seguido de un referéndum que incluya la opción de la independencia, y utilizó una lista ampliada de votantes compuesta por todos los solicitantes no contestados de la lista de 1999. El Consejo de Seguridad lo aprobó por unanimidad, pero el gobierno marroquí lo rechazó, y Baker renunció exasperado.



En 2007, el gobierno marroquí propuso un plan que ofrecería autonomía para el Sáhara Occidental sin posibilidad de independencia. En ese momento, el Consejo de Seguridad dio la bienvenida al plan como "serio y creíble" y simplemente tomó nota de la posición del Frente Polisario, que insistía en la independencia como una opción. Este fue el nacimiento del estancamiento actual: “autonomía en el peor de los casos” como la posición marroquí y “referéndum” para el Frente Polisario. Este estancamiento ha durado, Marruecos ha continuado con el control de facto, y los 165,000 refugiados saharauis han continuado soportando décadas de desplazamiento en un insoportable paisaje del desierto argelino.

En este estancamiento, las líneas del frente se han movido desde el árido desierto hasta el ámbito de los medios y la diplomacia. Las experiencias de la guerra y la autodeterminación han demostrado que las percepciones internacionales de conflictos son uno de los factores más importantes para determinar sus resultados. 

El reconocimiento internacional establece el estado; La soberanía sin reconocimiento es incompleta. Sabiendo esto, el Frente Polisario ha realizado considerables esfuerzos para garantizar que los gobiernos de todo el mundo lo noten. Está desempeñando el papel de un Estado para una audiencia internacional, tal como lo hace en los campamentos del Sáhara, que ha gobernado y administrado independientemente desde 1976.

En este estancamiento, las líneas se han movido desde el árido desierto hasta el ámbito de los medios y la diplomacia.

Si bien muchos países mantienen solo unas pocas embajadas en el extranjero, el Frente Polisario tiene un representante permanente en casi todas las capitales de la Unión Europea, Rusia, los Estados Unidos, Australia y muchos otros países, así como representantes en los EE. UU., La Unión Europea y la Unión Africana. Hay representantes de la República Saharaui en casi todos los países que reconocen su condición de Estado: el número de dichos países fluctúa, pero actualmente es de 84. Esta investigación utiliza datos públicos, comunicados de prensa y los informes que muestran que los representantes del Polisario y la República de Saharaui se han reunido con representantes de los gobiernos del mundo más de 250 veces en los últimos cinco años.



Estos esfuerzos diplomáticos están dando sus frutos lentamente. Cada año, se incluyen nuevas convocatorias para que se incluya la vigilancia de los derechos humanos como parte del mandato de la MINURSO en el Sáhara Occidental, un esfuerzo agresivamente resistido por el gobierno marroquí. Además, el apoyo oficial a la posición del Polisario en muchos países sigue creciendo. Un reciente resumen de la política sueca sobre el Sáhara Occidental afirmó que está "bajo ocupación", un término que el gobierno marroquí rechaza.

Unos años antes, en 2012, el parlamento sueco pidió el reconocimiento unilateral de la República Saharaui. En octubre de 2017, el senador italiano Stefano Vaccari declaró ante la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la explotación ilegal de los recursos del territorio. El Frente Polisario ha ganado aliados como estos en muchos gobiernos extranjeros. Aunque de ninguna manera hay un apoyo unánime para el movimiento saharaui. En la era del estancamiento, no ha perdido el tiempo buscando nuevos amigos.

Sudáfrica ha sido un aliado particularmente confiable del Frente Polisario, incluso llegando a embargar un barco que transportaba un cargamento marroquí de fosfato saharaui, que se detuvo en Ciudad del Cabo en junio de 2017. Confiscó el cargamento, valuado en 5 millones de dólares, y en marzo de 2018 se lo entregó a Polisario para venderlo. Sudáfrica también aboga dentro de la Comunidad de Desarrollo del África Meridional (SADC) una organización intergubernamental con 16 estados miembros, por "una solidaridad inquebrantable con el Sáhara Occidental".

El empuje diplomático del Polisario ha obligado a Marruecos a agudizar su contraofensiva.

El empuje diplomático del Polisario ha obligado al gobierno marroquí a agudizar su contraofensiva. Australia ofrece un estudio de caso útil. El Frente Polisario estableció una presencia permanente en Canberra en 1999. En ese momento, el gobierno marroquí empleó a su embajador indonesio como representante en Australia, como lo había hecho desde que se establecieron las relaciones diplomáticas en 1976. Cinco años después de la apertura de la oficina del Frente Polisario, finalmente Marruecos estableció una embajada independiente en Australia y Nueva Zelanda.

Marruecos también emplea medidas más extremas. Muchos de los aproximadamente 40 retiros de reconocimiento de la República Saharaui desde 1991 se produjeron después de un cabildeo agresivo por parte de Marruecos. Por ejemplo, los cables diplomáticos filtrados revelaron varios de estos tratos: el gobierno marroquí aprovechó la dependencia de la India de las importaciones de fosfato para anular el reconocimiento de la República Saharaui en 2000; Kenia suspendió las relaciones con la República Saharaui entre 2006 y 2014 para acceder al "mercado" de Marruecos; Marruecos se negó a desplegar tropas como fuerzas de paz de la ONU en Haití en 2010 porque el gobierno haitiano reconoce a la República Saharaui.

En general, Marruecos es conocido por represalias agresivas contra países que toman posiciones que no le favorecen, o incluso que usan un lenguaje contra sus reivindicaciones en el Sáhara. Cuando, en 2015, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Suecia revisó la votación parlamentaria de 2012 sobre el reconocimiento saharaui, el gobierno marroquí amenazó de inmediato con boicotear todos los productos suecos si se seguía la política; Suecia mantuvo cierta neutralidad, respaldando los esfuerzos de la ONU. 

En 2016, Marruecos expulsó a docenas de miembros del personal de la MINURSO y casi retiró a todos sus 2,300 soldados involucrados en varias misiones de paz de los Estados Unidos después de que el ex Secretario General de los Estados Unidos, Ban Ki-moon, utilizara el término "ocupación" en referencia al territorio.

El liderazgo del Polisario ahora mira esperanzado a Washington. El movimiento saharaui cree que los próximos dos años representan la apertura diplomática más crítica que han tenido en décadas.

Trece años después de su mandato como embajador de Estados Unidos en la ONU, Bolton todavía tiene una posición transparente sobre la MINURSO: cumplir el mandato para llevar a cabo el referéndum o desmantelar la misión. Hay poca evidencia de que esté presionando directamente a Trump, pero es casi seguro que es responsable de un cambio reciente al mandato de la MINURSO, que ahora se renueva por solo seis meses a la vez, una desviación importante de la rutina de un año de décadas anteriores.



A pesar de las fuertes opiniones personales de Bolton, el gobierno de Trump ha seguido básicamente a las tres administraciones anteriores para respaldar en silencio los esfuerzos del enviado personal del secretario general, que ahora ha mantenido conversaciones cara a cara entre Marruecos y el Frente Polisario en diciembre de 2018 y marzo de este año. La Casa Blanca también se ha negado a expresar preferencia por un referéndum o por una autonomía. Sin embargo, los líderes del Frente Polisario creen que la presencia de Bolton en el círculo íntimo de Trump representa un momento particularmente positivo para sus esperanzas de autodeterminación.

En estas circunstancias, es improbable que se mantenga el statu quo, y cada parte en este conflicto ha renovado las razones para buscar una solución, ya sea para detener las nuevas arenas movedizas o para anticiparse a la política exterior de los prominentes gobiernos occidentales. 

Casi tres décadas de estancamiento han causado suficientes problemas para que tanto Marruecos como el Polisario vuelvan a la mesa de negociaciones. Cualquiera que sea el próximo acto, los líderes saharauis están increíblemente bien ensayados.