El 15% de las mujeres de El Aaiún ocupado reconocen haber sufrido palizas y violaciones por polícias marroquíes.


Por: S.M. - 4/5/19 - EL CONFIDENCIAL SAHARAUI


  • En los últimos años, más de 10.000 mujeres saharauis han sufrido algún tipo de violencia ejercida por las autoridades del régimen marroquí.
  • Hay un porcentaje oculto por el miedo a denunciar.
  • La ONU se niega a establecer un mecanismo de derechos humanos en los territorios ocupados para proteger a las mujeres saharauis.


Policías marroquíes apalean una mujer saharaui en El Aaiún.


Encarcelamientos, torturas, violaciones y asesinatos, es a lo que se enfrentan a diario las mujeres saharauis que viven en los territorios ocupados, estas agresiones, ejercidas conjuntamente por la gendarmería y policía marroquí motivadas por su rechazo a los saharauis, se han incrementado hasta un centenar antes de llegar al primer semestre del 2019. La única culpa que tienen es la de manifestarse pacíficamente reivindicando la independencia saharaui.

Los datos arrojados por las distintas asociaciones y observatorios de derechos humanos que monitorean la violencia contra la mujer saharaui en los territorios ocupados ofrecen una evidente y flagrante violación de derechos humanos perpetrada por el régimen marroquí.

A Mayo de 2019, alrededor de 109 mujeres denunciaron haber sido encarceladas, maltratadas o asesinadas en 2019, lo que de otro modo supone un total de 21 denuncias cada mes. El 15% de las mujeres que viven en El Aaiún ocupado reconocen haber sufrido palizas y violaciones propinadas por agentes y policías marroquíes en los últimos 20 años, este dato es precisamente demoledor, ya que la población de El Aaiún ocupado es de 232.000 del cual un 47% es femenino. Gracias a una encuesta realizada por el colectivo Violencia contra la Mujer Saharaui en El Aaiún, en todo el 2018, el recuento total de denuncias fue de más de 150. Teniendo en cuenta que aún no hemos llegado a la mitad de 2019 y las denuncias por agresiones contra mujeres asciende a más de 100, estamos ante cifra desgraciadamente récord. 





Incluso en 2010, un barco procedente de Islas Canarias con destino a El Aaiún en el que viajaban 14 activistas españoles pro-saharauis, entre ellos mujeres, para participar en una manifestación. Cuando las activistas desplegaron banderas saharauis y corearon el típico ''¡Sáhara libre!'' fueron salvajemente agredidas por agentes marroquíes, luego los llevaron en una furgoneta a la comisaría y les obligaron a besar la bandera marroquí mientras seguían pegándoles puñetazos y patadas. El Gobierno español no se pronunció ni siquiera pidió explicaciones al Ministro de Exteriores marroquí por semejante ataque a ciudadanos españoles. 

Rostro de Carmen Roger y torso de Pablo Terraza luego de la paliza , ambos activistas españoles.
Fuente: ABC.

El lado negativo de este asunto, es que muchos datos están ocultos o directamente no se incluyen en el cómputo total, permanecen en secreto o no son denunciados por las mujeres por miedo a represalias.

Varios organismos internacionales de derechos humanos han denunciado la actitud execrable del régimen de Marruecos por su trato degradante a los saharauis, la misma Amnistía Internacional lo denunció en un informe titulado ''Derechos pisoteados, Protestas, violencia y represión en el Sáhara Occidental'' que se puede leer íntegro AQUÍ.

En el año 2003, Human Rights Watch y Amnistía Internacional, dos organismos con peso en política internacional y jurisprudencia en derechos humanos globales, establecieron de forma tajante y plausible que en los territorios ocupados, Marruecos viola y pisotea los derechos de los saharauis.


Mujeres saharauis auxiliando a otra mujer después de una carga policial marroquí.

Por otro lado, está la ONU con la misión de la MINURSO desplegada en el Sáhara Occidental, que se encarga de salvaguardar el alto el fuego impuesto desde Septiembre de 1991 y organizar un referéndum de autodeterminación, pero se niega a incluir un mecanismo que detenga el continuo pisoteo y violación de los derechos de todos los saharauis en los territorios ocupados. A finales de Abril, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió y decidió prorrogar por otros 6 meses la misión de la MINURSO, sin implantar un método garante del cumplimiento de derechos humanos en los territorios ocupados con el fin de evitar la represión marroquí. Dejando a las mujeres saharauis totalmente desprotegidas y reprimidas.