Los tentáculos de la ocupación, empresas españolas que participan en el expolio del Sáhara Occidental.

Madrid, 01 de abril 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Odhe/ECS. 



El Observatorio de Derechos Humanos y Empresas ha publicado un informe que ha elaborado para establecer los lazos y relaciones de empresas españolas que participan en el expolio de los recursos de territorios ocupados como es el caso del Sáhara o Palestina.

En el primer caso está centrado en los “tentáculos de la ocupación”, en referencia al negocio de pesca y venta de pulpo pescado en aguas saharauis y que están ocupadas ilegalmente, tal y como establece la ONU, por Marruecos.

Algunas de estas empresas están ligadas a Cantabria a través de la instalación de varias sedes de sus multinacionales, donde se oferta este producto específico.

Es el caso de grandes superficies como El Cortés Inglés, supermercados como Carrefour y Mercadona u otras empresas mayoristas como Makro.

El pulpo de Dajla procede de caladeros saharauis pero es etiquetado como marroquí.

Todas ellas se abastecen de empresas de pescado congelado, mayoritariamente gallegas, que, sin embargo, venden sobre todo pulpo proveniente de las costas adyacentes a Dajla, ciudad saharaui controlada en su mayoría por Marruecos, quienes etiquetan el producto como propio.

El pulpo es capturado principalmente por pesqueros marroquíes, aunque la distribución del producto fresco o manufacturado corresponde a empresas españolas como Salgado Congelados SL, Discefa, Canosa, Viveros Merimar o Angulas Aguinaga quienes, cuando ofertan el pulpo de Dajla, ubican la ciudad erróneamente en Marruecos.

Los investigadores del informe afirman que esto es “un engaño para el consumidor y una vulneración del derecho internacional”, dado que, “según Naciones Unidas y repetidas sentencias del distintos tribunales de la Unión Europea insisten en que el Sahara Occidental es un territorio pendiente de descolonización y por tanto sus recursos, no pueden ser explorados por otros países sin el consentimiento del pueblo saharaui”.

De hecho, el informe también señala que, pese a que el pulpo solo representa el 7% de las capturas de pescado de Marruecos, su valor representa un 42% de sus ingresos en el sector por su alto valor en el mercado a pesar de que, señala, en las aguas atlánticas marroquíes no hay pulpo.

Es decir, este pulpo proviene mayoritariamente de capturas hechas por barcos de arrastre –la pesca más lesiva contra el medio ambiente- marroquíes en aguas adyacentes a Dajla (Sáhara Occidental), pero se etiqueta como si hubieran salido de puertos marroquíes.

Esto implica, además, que el pulpo importado desde Marruecos se beneficie de preferencia tarifaria, lo que significa que no paga ningún tipo de derechos de aduana debido a los acuerdos comerciales entre la UE y Marruecos. Pero esto no beneficia en absoluto a la población saharaui, que apenas puede permitirse el pescado ni mucho menos el marisco, por su elevado precio como producto de exportación.

EL ODHE es una iniciativa ciudadana que pretende identificar las empresas, conocer prácticas y evaluar su respeto y cumplimiento de los Derechos Humanos y la legislación vigente en materia de Derechos Humanos.

La iniciativa nació con el objetivo de contribuir a que la ciudadanía tome conciencia de la vulneración de Derechos Humanos en países en conflicto en el Mediterráneo.