Guterres expresa su preocupación por la situación de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental ocupado.

París, 02 de abril 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Ali Brahim Mohamed/ECS.  

El informe completo aquí

Fuerzas policiales marroquíes/ foto de Equipe Media 


Guterres afirmó que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) está preocupada por el "excesivo control" de los activistas de derechos humanos y periodistas en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental, según su informe distribuido a los miembros del Concejo de Seguridad de la ONU.

"Las autoridades marroquíes continúan restringiendo el acceso al Sáhara Occidental a visitantes extranjeros, incluidos periodistas y abogados", dice el Secretario General de la ONU en su informe oficial que se discutirá en los próximos días.

Durante el período cubierto por el informe, Guterres informa que el ACNUDH ha recibido varios informes sobre la represión de manifestaciones que reclaman el derecho del pueblo saharaui a la libre determinación, así como el cese del saqueo de los recursos naturales saharauis

En el informe presentado ayer al Consejo de Seguridad de la ONU, el Secretario General de las Naciones Unidas, en la sección sobre la situación de los derechos humanos, señaló que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó su preocupación por:

1. Continuar con el patrón de restricciones a los derechos a la libertad de expresión, reunión pacífica y asociación en el Sáhara Occidental, donde recibió una serie de informes de hostigamiento, arrestos arbitrarios y confiscación de equipos y monitoreo excesivo de periodistas, blogueros y defensores de derechos humanos que cubren las violaciones de derechos humanos en el Sáhara Occidental.

2. Obstrucción del acceso al Sáhara Occidental, donde las autoridades marroquíes impidieron al menos a 15 personas durante el período que abarca el informe (desde octubre) y fueron expulsadas del territorio del Sáhara Occidental, incluidos defensores de los derechos humanos, investigadores, abogados y representantes de organizaciones internacionales no gubernamentales.

3. La continua tortura y malos tratos a los presos saharauis. A este respecto, el ACNUDH recibió numerosas cartas de abogados o familiares del grupo Gdeim Izik, indicando que muchos miembros del grupo fueron torturados, reclusión prolongada y negligencia médica.

El informe también informó que al menos cuatro presos políticos saharauis iniciaron huelgas de hambre entre 48 horas y más de 30 días. Dando como resultado un deterioro en la situación crítica de salud de algunos.

Guterres instó también a las partes a que respeten y promuevan los derechos humanos, fortalecer la cooperación con el ACNUDH y los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas y facilitar sus tareas de seguimiento. Es necesario realizar un seguimiento independiente, imparcial, exhaustivo y sostenido de la situación de los derechos humanos para garantizar la protección de todas las personas en el Sáhara Occidental.