Guterres endulza el aspecto de los DD.HH en su informe sobre situación en el Sáhara Occidental.

Nueva York, 05 abril de 2019. (El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ECS.

El informe completo aquí

Policías marroquíes persiguen a una mujer saharaui


El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres dijo el lunes que "la comunidad internacional no puede permanecer de brazos cruzados cuando decenas de miles de refugiados saharauis pierden la confianza en encontrar una solución.''

El jefe de la ONU reveló en su informe la situación deteriorada de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental ocupado, así como la situación en los campamentos saharauis, las violaciones del alto el fuego cometidas por Marruecos y el avance en las negociaciones diplomáticas sobre el futuro de la colonia española del Sáhara Occidental.

Al abordar la situación de los Derechos Humanos, Guterres afirmó que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) está preocupada por el "excesivo control" de los activistas de derechos humanos y periodistas en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental, según el informe distribuido a los miembros del Concejo de Seguridad de la ONU.

"Las autoridades marroquíes continúan restringiendo el acceso al Sáhara Occidental a visitantes extranjeros, incluidos periodistas y abogados", dice el Secretario General de la ONU en su informe oficial que se discutirá en los próximos días.

Durante el período cubierto por el informe, Guterres informa que el ACNUDH ha recibido varios informes sobre la represión de manifestaciones que reclaman el derecho del pueblo saharaui a la libre determinación, así como el cese del saqueo de los recursos naturales saharauis.

Según las Naciones Unidas, la Oficina del Alto Comisionado sigue recibiendo informes sobre la impunidad de los autores de las violaciones perpetradas contra los saharauis, en particular las detenciones arbitrarias, la tortura y los malos tratos infligidos a los presos políticos.

Violaciones cometidas en contra de ONGs.

En el informe presentado al Consejo de Seguridad de la ONU, el Secretario General de las Naciones Unidas, en la sección sobre la situación de los derechos humanos, señaló que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, expresó su preocupación por:

1. Continuar con el patrón de restricciones a los derechos a la libertad de expresión, reunión pacífica y asociación en el Sáhara Occidental, donde recibió una serie de informes de hostigamiento, arrestos arbitrarios y confiscación de equipos y monitoreo excesivo de periodistas, blogueros y defensores de derechos humanos que cubren las violaciones de derechos humanos en el Sáhara Occidental.

2. Obstrucción del acceso al Sáhara Occidental, donde las autoridades marroquíes impidieron al menos a 15 personas durante el período que abarca el informe (desde octubre) y fueron expulsadas del territorio del Sáhara Occidental, incluidos defensores de los derechos humanos, investigadores, abogados y representantes de organizaciones internacionales no gubernamentales.

3. La continua tortura y malos tratos a los presos saharauis. A este respecto, el ACNUDH recibió numerosas cartas de abogados o familiares del grupo Gdeim Izik, indicando que muchos miembros del grupo fueron torturados, reclusión prolongada y negligencia médica.

Las ONGes no se han librado de este sistema represivo, expresando preocupación por su propia seguridad después de las violaciones cometidas en su contra por la policía marroquí, dice la ONU. "Éstas ONGs son unánimes al declarar que la autodeterminación es la única forma de resolver el conflicto", dijo la ONU.

Finalmente el informe señaló que para misiones futuras debería ser de extremada importancia el asunto de los Derechos Humanos para poder alcanzar en el futuro otras formas de cooperación para contribuir a alcanzar un entendimiento independiente e imparcial de la situación de los Derechos Humanos en todos los campamentos del Sáhara Occidental y territorios ocupados con el fin de garantizar la protección de todos, así como la aplicación general por ambas partes de las normas internacionales recogidas en los Derechos Humanos. Concluyendo que la cuestión de los derechos humanos en la búsqueda de una solución al conflicto es una pieza clave.