El Papa se preocupa por el previsto muro español de Ceuta y Melilla, olvidándose del que divide el Sáhara Occidental.

Roma, 01 marzo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ECS. Crónica.

El Papa Francisco habla con periodistas en vuelo de regreso a Roma.

El Papa y Mohamed VI/ agencias 


Durante su viaje de regreso hacia Roma, el Papa Francisco ha sido entrevistado por una multitud de periodistas durante ese vuelo de vuelta tras su visita oficial a Marruecos que duró dos días.

Durante su discurso con el rey de Marruecos Mohamed VI, y posteriormente en "Salvados" en la Sexta, el Papa se ha mostrado muy preocupado por el previsto muro español que se construirá en Ceuta y Melilla y se olvide del muro de la vergüenza construido hace 40 años en el Sáhara Occidental ocupado.

Cristina Cabrejas de la agencia Efe preguntó sobre el significado de los muros construidos en Marruecos por España y, en la frontera con México por los Estados Unidos, así como por el cese de la ayuda a Centro América anunciada por el presidente Trump.

El Papa contestó: "En primer lugar, lo que acabo de decir: los constructores de muros, ya sean de hojas cortadas con cuchillos o de ladrillos, se convertirán en prisioneros de los muros que construyen”. El Santo Padre recordó que el problema de los migrantes y refugiados no solo es un problema de números. Insistió en el carácter humano. Son personas que huyen, que buscan mejores condiciones de vida. Por eso la persona humana está por encima de todos los acuerdos y leyes que firman los países. En este contexto, recordó a Alexis Tsipras, quien en una reunión me habló con el corazón y me dijo esta frase: 'los derechos humanos están antes que los acuerdos'. esta frase merece el premio Nobel”, agregó el Papa.



Finalmente, el Papa recordó ejemplos de acogida en épocas recientes, el caso generoso de Suecia que acogió a muchos migrantes provenientes de América del Sur. Ahora, los hijos de esos migrantes, son parte de las sociedades que los recibieron y trabajan para ellas.

Dicho esto, el Papa no mencionó con una sola palabra el caso de los miles de exiliados saharauis, la situación deteriorada de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental ocupado o el muro de la vergüenza marroquí construido y supervisado por más de 150 mil soldados marroquíes y más de siete millones de minas que matan a civiles saharauis.

¿O el Papa se olvida del abandono de España y la invasión marroquí?. El pueblo saharaui tuvo que salir huyendo para refugiarse en el peor de los desiertos: la Hamada argelina, donde en verano se registra más de 50ºC. Hasta entonces nadie había vivido allí.

Más de 600 saharauis permanecen desaparecidos (muertos o encarcelados por Marruecos) y cerca de 200.000 subsisten en precarias condiciones en los campos de refugiados en la frontera del Sáhara Occidental con Argelia. Unos 25 activistas saharauis permanecen encarcelados tras los bárbaros y violentos desmantelamientos del campamento de Gdeim Izik en 2010; ¿el Papa que viene por la paz, tampoco se acuerda de esto ?.

Pero los que toman decisiones en este mundo, se distraen mirando hacia otro lado. En este mes el Consejo de Seguridad de la ONU volverá a examinar la cuestión saharaui, pero no hay que esperar nada.