Movimientos de Liberación del cono sur africano promueven el apoyo al Sáhara Occidental.

Madrid, 30 marzo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ECS. 

Soldados saharauis durante desfile/agencias 


Los antiguos movimientos de liberación del sur de África simbólicamente se han puesto sus viejos uniformes de camuflaje y están reanudando la lucha de descolonización. Esta vez, sin embargo, el poder colonizador en su mira es un país africano, Marruecos. La nostalgia de sus propias luchas de liberación contra los poderes coloniales europeos, hace algunas décadas, fue palpable en la conferencia de solidaridad de la Comunidad de África Meridional con el Sáhara Occidental en Pretoria esta semana.

'Estamos hablando como en los viejos tiempos. Estoy muy contento', dijo entusiasmado el presidente de Namibia, Hage Geingob, haciendo paralelismos con su partido, la propia lucha de liberación de la Organización Popular del Suroeste de África. Los antiguos Estados de primera línea también fueron invocados con frecuencia.

Los Antiguos Movimientos de Liberación de África del Sur (FLMSA, por sus siglas en inglés) fueron la fuerza dominante en la conferencia de solidaridad con el Sáhara Occidental. Salieron con una declaración conjunta exigiendo que Marruecos y sus aliados actúen con rapidez para permitir que se realice el referéndum prometido por la ONU, que se decidió hace 28 años. Eso permitiría al pueblo saharaui decidir su propio futuro, ya sea para permanecer como parte de Marruecos o convertirse en un Estado independiente o a algún punto intermedio.

Aparte de Geingob, otros líderes de FLMSA presentes incluyeron a Emmerson Mnangagwa de Zimbabwe y, por supuesto, a Cyril Ramaphosa de Sudáfrica, presidente del país anfitrión. El presidente de la SADC, Yoweri Museveni, también ex guerrero de la liberación, estuvo presente y vocal. Los antiguos partidos de liberación de Angola y Mozambique estaban representados a sí mismos y a través de altos funcionarios gubernamentales. La única falta de FLMSA en el sur de África fue el gobernante de Tanzania, Chama Cha Mapinduzi.

Más allá de eso, el apoyo de SADC fue un poco más tibio. De los 16 estados miembros de la SADC, dos estaban ausentes: el miembro más nuevo de las Comoras, probablemente debido a las elecciones, pero también el de Madagascar, que, bajo su recientemente reelegido presidente Andry Rajoelina, no está entusiasmado con la SADC. En cambio, envió a su ministro de Asuntos Exteriores a una conferencia rival en Marrakech.

Ese evento se tituló 'Conferencia ministerial africana sobre el apoyo de la UA al proceso político de la ONU sobre la disputa regional sobre el Sahara Occidental'. Su claro propósito era hacer que Pretoria se situara en el escenario demostrando un mayor apoyo africano a la posición de Marruecos. Esta posición es que el tema del Sáhara Occidental debería dejarse en manos de la ONU, y que la conferencia de Pretoria estaba interfiriendo al establecer un proceso paralelo.

La deserción de Madagascar hizo que un funcionario sudafricano advirtiera que Pretoria podría cortar la ayuda al estado insular del Océano Índico. Comoras y Madagascar son francófonos y Marruecos tradicionalmente ha contado con el apoyo del África francófona dentro de la UA. Esto se debe principalmente a sus estrechos vínculos históricos y culturales con Marruecos, así como al fuerte respaldo francés de Marruecos en la disputa del Sáhara Occidental.

En total, 20 países africanos asistieron a la conferencia de Pretoria, incluida, por supuesto, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el gobierno en el exilio reconocido en la UA del Sáhara Occidental, estuvo representado por su presidente, el líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, y los pesos pesados ​​Nigeria, Argelia y Kenia. También hubo gobiernos "progresistas" de mentalidad similar desde más lejos: Cuba, Venezuela, Nicaragua y Timor-Leste.

Desafortunadamente para la SADC, la reunión de Marrakech tuvo una mayor participación: 36 países africanos, según Marruecos. Esto no fue sorprendente, ya que solo 21 de los 55 miembros de la UA reconocen la RASD. Incluso la UA no asistió a la conferencia de Pretoria, a pesar de que el presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, fue invitado personalmente.

Entre los que asistieron al evento de Marrakech se encontraban siete miembros de la SADC: Angola, Madagascar, Zambia, Malawi, la República Democrática del Congo, Tanzania y eSwatini. La mayoría de estos asistieron a ambas conferencias, tal vez para permanecer imparcial. Pero algunos, como el ministro de obras públicas de eSwatini y el jefe de la delegación, Christian Ntshangase, argumentaron que la reunión de Marruecos fue más útil que la de Pretoria. "Creemos que esta es la conferencia que ayudaría a la ONU a encontrar una solución duradera y pacífica para esta región", dijo.

La reunión de Marrakech insistió en que la UA ya había cedido la responsabilidad de resolver la disputa del Sáhara Occidental a la ONU. Pero la decisión de la UA en cuestión no es tan clara como eso. La Decisión 693 hace un llamamiento a las partes en el conflicto del Sáhara Occidental para que reanuden con urgencia las negociaciones a través de la ONU (bajo su enviado especial Horst Köhler) y está de acuerdo con la necesidad de que la UA apoye el trabajo de Köhler.

Eso sucedería a través de un mecanismo que comprende la Troika de la UA, a saber, los presidentes de la UA saliente, actual y entrante, y el presidente de la Comisión de la UA. La cuestión del Sáhara Occidental solo se plantearía dentro de este marco y a nivel de jefes de estado.

¿Todo esto fue retórica de lucha justa o la SADC realmente se enfrentará a Marruecos en la UA y en otros lugares?.

Publicar un comentario

0 Comentarios