Mientras Trump anuncia la derrota del ISIS en Siria, Malí advierte que el terrorismo amenaza a la región.

Washington, 30 marzo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ECS. 

Embajador de Malí en Estados Unidos con Trump/ agencias 


Días después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declarara que el califato del Estado islámico había sido derrotado en Siria, el primer ministro de una de las naciones más turbulentas de África Occidental instó a los EE.UU a cambiar la atención a una creciente amenaza extremista en el Sahel, informa Washington Post.

El primer ministro de Malí, Soumeylou Boubèye Maïga, visitó a Washington esta semana para pedir a los funcionarios estadounidenses que refuercen el apoyo a la lucha de su país contra el terrorismo, advirtiendo que el debilitado Estado Islámico en Irak y Siria, podría impulsar el flujo de extremistas en todo el Sahel, el árido noroeste de África empeora la seguridad de la región y pone en peligro los intereses estadounidenses allí.

"Los Estados Unidos deberían tener el mismo compromiso en el Sahel que en el Medio Oriente", dijo en una entrevista el titular de Malí. "La seguridad de Malí es la clave esencial para la seguridad internacional".

Los grupos extremistas, incluidos algunos afiliados al Estado Islámico y al-Qaeda, han causado estragos en partes de África occidental y el Sahel. En 2012, los extremistas vinculados a Al Qaeda se infiltraron en Malí y tomaron el control de parte del territorio del país. Una intervención francesa finalmente los derrotó, pero partes de Mali siguen siendo un hervidero para los extremistas.

En diciembre, la Casa Blanca reveló una estrategia amplia de África que incluía priorizar los esfuerzos para contrarrestar el "terrorismo islámico radical". Pero el Pentágono también anunció planes para reducir en un 10 por ciento su presencia en África, donde están desplegadas unos 7.200 soldados y personal de los Estados Unidos.

Maïga dijo que Mali "no está exigiendo una presencia masiva de soldados estadounidenses", pero quiere que Washington provea entrenamiento y equipo para ayudar a su ejército a combatir la violencia que ha cobrado la vida de cientos de civiles este año. Después de que Maïga se reunió con el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, el miércoles, Bolton tuiteó que había "reiterado nuestro compromiso de asociarnos con Mali para derrotar las amenazas de los grupos terroristas en el Sahel".