La SADC valora la apuesta de la República Árabe Saharaui Democrática por el Sáhara Occidental.

Pretoria, 25 marzo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Luwellyn Landers

Original 

Luwellyn Landers/agencias 





La República Árabe Saharaui Democrática (RASD) es un estado parcialmente reconocido que reclama soberanía en todo el territorio del Sáhara Occidental, una antigua colonia española ocupada por Marruecos.

Los días 25 y 26 de marzo de 2019, la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo convocó una Conferencia de Solidaridad en la Ciudad de Tshwane con la República Árabe Saharaui Democrática. La conferencia confirmará el apoyo de la región a la descolonización del territorio ocupado y la celebración de un referéndum sobre la autodeterminación del pueblo saharaui.

El Sáhara Occidental es un territorio no autónomo pendiente de descolonización en la lista de las Naciones Unidas, limita con el Reino de Marruecos, Argelia y Mauritania. El territorio ha sido ocupado por Marruecos desde 1975. La ocupación marroquí fue provocada por la Opinión Consultiva del 6 de noviembre de 1975 de la Corte Internacional de Justicia que afirmaba que no existía ningún "vínculo legal de soberanía territorial entre el Sáhara Occidental y el Estado marroquí".

El 26 de febrero de 1976, España finalizó su estatus de poder Administrativo, convirtiendo al Sáhara Occidental en el único Territorio No Autónomo sin un poder Administrativo, lo que significa que de hecho la ONU tiene la responsabilidad principal en el territorio.

En respuesta a la ocupación marroquí, los saharauis se movilizaron para la lucha armada bajo la dirección del Frente Polisario. La Resolución 34/37 de 1979 de la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció al Frente Polisario como el único representante legítimo del pueblo saharaui. En 1991 se firmó un acuerdo de alto el fuego que culminó con el establecimiento de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental.

Sudáfrica tiene una larga asociación con el Frente Polisario y el pueblo saharaui, basada en la lucha común por la descolonización y la liberación de la ocupación extranjera. Durante la lucha contra el apartheid, los movimientos de liberación sudafricanos y el Frente Polisario cultivaron fuertes relaciones fraternales, y los activistas se movilizaron y apoyaron las causas de los demás en todo el mundo.

Después de la independencia de Sudáfrica, el presidente Nelson Mandela firmó la directiva que establece relaciones diplomáticas plenas entre Sudáfrica y la República Democrática Árabe Saharaui en junio de 1995. El presidente Mandela también tuvo en claro que la lucha por la libertad del pueblo del Sáhara Occidental debería continuar y debería ser apoyada por Sudáfrica.

La ONU se ha expresado en varias ocasiones y en varias resoluciones sobre el imperativo de liberar al pueblo saharaui.

La resolución 1514, de 14 de diciembre de 1960, también conocida como la “Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales”, interpreta la Carta de las Naciones Unidas de tal manera que amplifica las luchas anticoloniales de los pueblos y su deseo de autodeterminación y plena soberanía en la comunidad de naciones. La declaración declara audazmente que “el sometimiento de los pueblos a la subyugación, dominación y explotación de extranjeros constituye una negación de los derechos humanos fundamentales”.

La declaración dio forma al trabajo de la Asamblea General y la Corte Internacional de Justicia e informó a la Opinión consultiva de 1971 del tribunal sobre la presencia de Sudáfrica en Namibia; la Opinión Consultiva de 1975 sobre el Sáhara Occidental; y la resolución de 1986 sobre los esfuerzos para derrocar al entonces gobierno de Nicaragua.

Para Sudáfrica, por lo tanto, es motivo de profunda preocupación el hecho de que el llamamiento contenido en la declaración de "el derecho inalienable de todos los pueblos a la libertad completa, el ejercicio de su soberanía y la integridad de su territorio nacional" se viole de forma continua y flagrante en el caso del pueblo saharaui, sin un final a la vista para su sometimiento, opresión y sufrimiento colectivo.

La potencia ocupante se ha afianzado a sí misma utilizando medios abiertos y nefarios para sabotear la lucha del pueblo saharaui por la autodeterminación. Estos esfuerzos son ayudados y apoyados por la colaboración de otros países; por la ignorancia voluntaria y el hacer la vista gorda por aquellos que deberían saber mejor; y por la desafortunada manipulación de los organismos multilaterales.

Cabe destacar que ha habido una serie de decisiones judiciales importantes relacionadas con el Sáhara Occidental.

En diciembre de 2016, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas afirmó que el Sáhara Occidental es un territorio no autónomo tiene un estatus separado y distinto del Reino de Marruecos.

En junio de 2017, el Tribunal Superior de Sudáfrica dictaminó que el territorio del Sáhara Occidental es el único territorio africano aún sujeto a la dominación colonial; también otorgó el control de los recursos naturales del Sáhara Occidental son propiedad del pueblo saharaui.

En julio de 2018, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas recordó una decisión previa de diciembre de 2016 que establecía que los acuerdos comerciales de la UE con Marruecos no podían incluir el Sáhara Occidental o sus aguas territoriales, ya que el territorio no es parte del Reino de Marruecos.

La cuestión de la explotación de los recursos naturales del Sáhara Occidental ocupado es motivo de especial preocupación. La Resolución 71/103 de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 23 de diciembre de 2016 sostiene que “cualquier actividad económica o de otra índole que tenga un impacto negativo en los intereses de los pueblos de los Territorios No Autónomos y en el ejercicio de su derecho a la libre determinación ... es contrario a los propósitos y principios de la Carta "de las Naciones Unidas.

El Consejo de Paz y Seguridad (PSC) de la Unión Africana ha instado al Consejo de Seguridad de la ONU a abordar la ocupación ilegal y la explotación de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

La SADC ha expresado preocupación porque el colonialismo en el continente no ha sido erradicado.

El 15 de junio de 2017, el Tribunal Superior de Sudáfrica dictó una sentencia de precedente sobre un cargamento de fosfato extraído en el Sáhara Occidental y en ruta a Nueva Zelanda, dictaminando que la propiedad del cargamento correspondía a la gente del Sáhara Occidental y había sido explotada sin consultar con el Frente Polisario y sin su consentimiento, por lo que fue decomisado.

Con esta sentencia histórica, el Tribunal Superior de Sudáfrica dio vida a las Resoluciones 1514, 1803 y 71/103 de la Asamblea General, y envió un mensaje claro a compañías sudafricanas y extranjeras de que la explotación ilegal de los recursos naturales del Sáhara Occidental tendrían graves consecuencias. Consecuencias en el derecho sudafricano.

El tribunal afirmó que la soberanía sobre los recursos del territorio ocupado recae sobre el pueblo saharaui, no en la potencia ocupante o en sus institutos económicos y sustitutos. El Tribunal Superior también reafirmó el derecho del pueblo saharaui a la libre determinación de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y numerosas resoluciones de la Asamblea General.

Es en este contexto que la familia SADC invitó al Frente Polisario y al pueblo saharaui a unirse a nosotros en el extremo sur de nuestro continente los días 25 y 26 de marzo de 2019 para explorar lo que podemos hacer juntos para resolver la situación del Sáhara Occidental; cómo avanzar hacia una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable; cómo garantizar el respeto del derecho internacional de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario en el territorio ocupado; y qué se debe hacer para poner fin a la explotación ilegal de los recursos naturales del Sáhara Occidental.

Creemos firmemente que la Conferencia de Solidaridad de la SADC sobre el Sáhara Occidental orientará nuestros esfuerzos para liberar a los saharauis de su subyugación, les permitirá ejercer su derecho a la autodeterminación y eliminar de la faz la ruina del colonialismo y la opresión. del continente africano de una vez por todas.