Frente Polisario y Marruecos vuelven a reunirse en un lugar secreto de Suiza.

Ginebra, 21 mar (EFE).- (El Confidencial Saharaui).

Agencias 

Delegación saharaui /ECS. 


El Frente Polisario y Marruecos volvieron hoy a la mesa de negociaciones en Suiza en respuesta a una convocatoria del enviado especial de la ONU para el Sahara Occidental, Horst Köhler, pero esta vez lejos de los reflectores, en un lugar que ha sido mantenido en secreto para evitar a la prensa.

Las dos partes que protagonizan el conflicto del Sahara Occidental se reunieron hace tres meses en Ginebra, un encuentro con el que se puso fin a seis años de interrupción de cualquier diálogo diplomático para resolver la situación en este territorio, pendiente desde hace más de cuatro décadas.

Como en la vez anterior, Argelia -que históricamente ha prestado apoyo a los saharauis y alberga a una parte de su población- y Mauritania también han sido llamados a participar en los dos días de reuniones, aunque su rol sólo es de observadores.

Marruecos participa en este proceso bajo la presión del Consejo de Seguridad, que no descarta poner fin a la Misión de la ONU para el Sahara Occidental (MINURSO), una decisión que debe revaluar el próximo mes, tras haber recortado la renovación de su mandato a seis meses en lugar de un año, como acostumbraba hacer.

La MINURSO fue creada para organizar un referéndum de autodeterminación entre los saharauis, una opción que Marruecos rechaza, pero se ha quedado sólo con la tarea de evitar que cualquier escaramuza pueda degenerar en un conflicto, lo que permite que Marruecos mantenga las cosas como están.

Sin embargo, Estados Unidos está ejerciendo presión en este tema y ha señalado que no está dispuesto a continuar indefinidamente con las renovaciones de la MINURSO si resulta inútil para los fines para los que fue creada.

Kölher ha optado por una segunda ronda de negociaciones de perfil bajo y para ello ha elegido un lugar distinto a la sede de la ONU en Ginebra, cuya localización ha conseguido mantener en secreto.

La ONU sólo ha informado, ante la insistencia de los periodistas, que las reuniones se realizan "en una localidad cercana a Ginebra", lo que evita la presencia de la prensa, las constantes preguntas a los negociadores y declaraciones que no contribuyen a una atmósfera constructiva.

"El propósito de este secretismo es que las partes entren en confianza y no se sientan presionadas", confeso un funcionario de la ONU.

Una fuente del Frente Polisario, con cuyos representantes Kölher se ha reunido esta mañana antes de hacerlo por la tarde con los marroquíes, dijo a Efe que su delegación ha llegado a esta nueva ronda negociadora "con voluntad de avanzar", pero añadió que cualquier solución debe cumplir resoluciones de la ONU que apoyan la realización del referéndum saharaui.

"Vemos falta de voluntad y desgana de la parte marroquí para entrar en esta dinámica", agregó.

El proceso todavía está en sus inicios y no se prevé que las dos partes se sienten alrededor de la misma mesa.

El mejor resultado que podría obtenerse sería que estas reuniones culminen mañana con un acuerdo de plan de trabajo que haga pensar que este proceso diplomático tiene sentido, comentó la fuente.

Con el resultado de estas consultas, Köhler se presentará ante el Consejo de Seguridad y expondrá a sus miembros si hay posibilidades de avanzar, una información que luego les permitirá decidir sobre la renovación de la MINURSO, lo que debe hacer a más tardar el día 30 de abril.