Estados Unidos expulsa a altos diplomáticos marroquíes por comercio de personas.

Nueva York, 16 marzo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ECS. 

Mike Pompeo/ Reuters


El gobierno de Estados Unidos ordenó este jueves que altos diplomáticos marroquíes residentes en Nueva York, que formaban parte de la delegación de Marruecos ante la ONU y embajada en Washington, abandonaran el país en respuesta a una denuncia del departamento de justicia de EE.UU contra el cónsul general de Marruecos y su ex mujer.

Según la prensa marroquí, el cónsul marroqui, Abdel Salam Jaidi, y el vicecónsul en Nueva York fueron declarados "personas non gratas" por el Departamento de Estado de EE.UU.

Estados Unidos acusó al cónsul general de Marruecos en Nueva York, Abdel Salam Jaidi, de trata de personas, comercio de personas o tráfico de personas, y fraude en los visados.

Un grupo de filipinos ha dejado su país para viajar a Nueva York, con contratos para trabajar en el consulado de Marruecos. Pero solo les correspondía trabajar como sirvientes en la casa de uno de los funcionarios consulares marroquíes. Los trabajos duraron más de diez años.

Los dos acusados ​​en esta historia son la ex esposa del diplomático, Maria Luisa Estrella Jaidi, y su hermano, Ramon Singson Estrella. La ex esposa ha sido arrestada, su hermano sigue huyendo. De acuerdo con el sitio web Justice.gov de EE. UU, entre otras cosas, de fraude en la emisión de visados al hacer declaraciones falsas: "el acusado abusó del proceso de admisión de funcionarios consulares para llevar a los trabajadores". Garantizándoles una ganancia financiera neta y un estilo de vida ventajoso. Además de eso, María Luisa Estrella Jaidi explotó a estos trabajadores al no proporcionarles las protecciones y beneficios necesarios a los que tendrían derecho si hubieran sido traídos adecuadamente a los Estados Unidos con las visas apropiadas", declara la justicia americana.

En los falsos contratos de trabajo emitidos por el consulado marroquí en Nueva York, los salarios de los trabajadores domésticos estaban inflados. Y las horas de trabajo disminuyeron. Por no mencionar los otros beneficios: licencia por enfermedad, seguro dental y seguro de salud ... Falsamente garantizado.

La ex esposa (estuvieton casados entre 1980 y 2016) y su esposo (no demandado en este caso) usaron a los filipinos como choferes personales, ayudantes domésticos, trabajadores agrícolas y asistentes en sus hogares en Bronxville y en Ancramdale (Nueva York). Según el mismo sitio web: "Pagaron a los trabajadores domésticos un salario mucho más bajo que el salario mínimo requerido por la ley y regularmente los obligaron a trabajar más de 40 horas a la semana. Además, generalmente les negaron a los trabajadores domésticos los beneficios establecidos en sus contratos de trabajo, los obligaron a trabajar siete días a la semana y los obligaron a entregar sus pasaportes ".