Al hablar de barreras que separan, El Papa ignoró el muro marroquí que divide al pueblo saharaui.

El papa Francisco afirmó en Marruecos que la inmigración no se resuelve con "barreras", ¿No sabe el Papa que el pueblo saharaui está divido por esa barrera de hace 43 años?

Madrid, 30 marzo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ECS. 

El Papa Francisco y Mohamed VI/ agencias 

El papa Francisco sostuvo hoy en su primer discurso de su visita oficial a Marruecos que el fenómeno de la inmigración no se resuelve construyendo barreras o negando la asistencia. El Papa ignoró el muro de la vergüenza de Marruecos, una barrera militar con terraplén y con más de 7 millones de minas antipersonas y anticarros que mata anualmente a centenares de civiles saharauis.

En la explanada de la Torre Hassan, tras escuchar al rey de Marruecos, Mohamed VI, el papa afirmó que la llegada de personas que huyen (en referencia a la inmigración ilegal) "nunca encontrará una solución en la construcción de barreras (muros...ect), en la difusión del miedo al otro o en la negación de asistencia a cuantos aspiran a una legítima mejora para sí mismos y para sus familias", señaló el Papa.

Pero el Papa Francisco, que busca la paz en Marruecos, no habló de la situación del pueblo saharaui, ni del muro, las violaciones de los derechos fundamentales de los civiles saharauis a la hora de manifestarse por su autodeterminación o la situación de los miles de presos políticos. En su discurso tampoco mencionó las violaciones cometidas en suelo marroquí por su Policía contra los manifestantes pacíficos.

Se estima que el mantenimiento del muro marroquí cuesta la friolera de tres millones de dólares diarios. En cada kilómetro un pequeño aprovisionamiento provee la infraestructura necesaria para repeler ataques, así como radares para detectar movimientos en el lado saharaui. Cada cinco kilómetros un destacamento aún mayor refuerza a los anteriores. Por si no fuera esto suficiente, las inmediaciones del muro está minadas, impidiendo así el acercamiento físico a él. En esencia, que el muro no es infranqueable por su altura ni dureza de sus materiales, sino por la enorme contingencia militar desplegada a lo largo de toda su longitud.

El Papa Francisco llegó hoy a Rabat para iniciar una visita simbólica de dos días casi 33 años después del viaje que realizó el Papa Juan Pablo II en 1985 al país magrebí.

A su llegada, el Papa Francisco fue recibido por Mohamed VI que estaba acompañado de su hijo, el príncipe heredero Moulay Hassan, y el hermano del monarca, el príncipe Moulay Rachid.

Publicar un comentario

0 Comentarios