El Frente Polisario y Marruecos se disputan el apoyo africano en dos foros paralelos.

Rabat, 25 mar (EFE).- (El Confidencial Saharaui).

Por Efe 



Marruecos y el Frente Polisario se disputan hoy el apoyo del continente africano en dos foros que se celebran paralelamente en la ciudad marroquí de Marrakech y en la sudafricana de Pretoria.

El foro de Marrakech, organizado solo en los últimos días, congrega a ministros de 37 países africanos bajo el nombre "Conferencia ministerial africana sobre el apoyo al proceso político de la ONU" sobre el Sáhara.

El ministerio marroquí de Exteriores ha declarado que, con esta conferencia, Marruecos trata de dejar clara "la exclusividad de las Naciones Unidas en el examen de la discrepancia regional sobre el Sáhara".

En otras palabras, el Gobierno de Rabat excluye que la Unión Africana deba tener ningún papel en la resolución del conflicto, algo que precisamente busca el Frente Polisario y sus principales aliados en el continente: Argelia, Nigeria y Sudáfrica.

La conferencia de Pretoria ha sido organizada por la Comunidad del África Austral para el Desarrollo (SADC, siglas en inglés) "en solidaridad con la República Árabe Saharaui Democrática (RASD)", y trata precisamente de involucrar a las instancias africanas en el conflicto saharaui.

Según un comunicado de la SADC, a la conferencia asistirán jefes de estado y gobierno de la parte sur del continente, que expresarán "el apoyo de la región a la descolonización y la autodeterminación para el Sáhara Occidental sobre la base de los valores y principios que han guiado la búsqueda de la independencia en toda África".

El vocabulario y los argumentos de una y otra conferencia marcan claramente la diferencia de óptica sobre el conflicto del Sáhara Occidental: mientras que para el Polisario y sus aliados se trata de la última colonia de África, para Marruecos el Sáhara supuso la culminación de su integridad territorial.

Esa diferencia ha hecho que las posturas sean irreconciliables: Marruecos solo ofrece como marco de solución al conflicto una autonomía de contornos por definir y el Polisario se ha negado hasta ahora a discutir ninguna opción que no pase por un referéndum de autodeterminación con opción para la independencia.

Con el conflicto totalmente bloqueado desde hace una década, las dos partes tratan ahora de ganarse apoyos en el continente africano para inclinar la balanza a su favor.

Durante más de tres décadas, Marruecos ha estado fuera de la Unión Africana, de la que se ausentó precisamente por la admisión en su seno de la RASD en 1984; pero en 2017, el rey Mohamed VI decidió cambiar de estrategia y solicitó y logró el retorno por todo lo alto de su país al organismo panafricano.

En ausencia de Marruecos, la UA funcionaba como un organismo más cercano al Frente Polisario, y llegó a nombrar a un "mediador africano para el conflicto del Sáhara" en la persona del ex presidente mozambiqueño Joachim Chissano, abiertamente aliado del frente saharaui.

Con el regreso de Marruecos a la UA, uno de los principales objetivos de Rabat ha consistido en desactivar el papel de Chissano y circunscribir el conflicto saharaui al único foro del Consejo de Seguridad de la ONU.

Publicar un comentario

0 Comentarios