Argelia le da a Macron una lección de ciudadanía.

Argel, 16 marzo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ECS.

● La policía argelina no siguió el método francés. Francia opta por la violencia contra los manifestantes.

Las manifestaciones en Francia y Argelia/ ECS. 


Durante mucho tiempo, la narrativa de los medios dominantes ha insinuado que con las instituciones estatales occidentales, cuyos militares juran por los principios democráticos: no recurrir a la violencia frente a las manifestaciones pacíficas, las personas son libres de expresar su reclamo. Este cliché ha sido severamente probado desde que los argelinos descendieron masivamente a la calle contra el quinto mandato de Abdelaziz Bouteflika.

Un mes de manifestaciones y revueltas en Argelia sin registrarse casos de agresión hacia los civiles. El "odiado" presidente argelino incluso saludó a estos últimos quien, a diferencia de Macron, continúa burlándose de los chalecos amarillos. Mientras Macron ha activado los comandos del ejército, el jefe del Ejército argelino saluda a sus compatriotas, los "rebeldes".

Los desafíos sociales a los que se enfrentan Francia y Argelia han llevado a una comparación entre el comportamiento de las fuerzas de seguridad francesas y argelinas durante las manifestaciones pacíficas de la población.

En un contexto marcado por una ola de activismo social que enfrentan Francia y Argelia, no estaría mal dar un repaso a las manifestaciones en los dos Estados y el trato de las fuerzas del orden a los manifestantes en cada país.

Mientras que las manifestaciones pacíficas de los chalecos amarillos, que se celebran cada sábado en París, son reprimidas con violencia por parte de las fuerzas de seguridad francesas que causan varias víctimas cada semana; Por otra parte, el teniente general Ahmed Gaïd Salah, jefe del Estado mayor y viceministro de Defensa de Argelia elogió la relación que une al pueblo argelino con su ejército.

"El Ejército Nacional Popular, digno heredero del Ejército de Liberación Nacional, se enorgullece de pertenecer a esta gente valiente y auténtica, y comparte con ellos los mismos valores y principios, así como los mismos fundamentos nobles y prestigiosos del Ejército de Liberación Nacional. Identidad nacional, y con la profunda convicción y con gran orgullo de que un pueblo con estos valores y estas cualidades solo puede dar origen a un ejército que tenga los mismos principios y las mismas especificidades ", afirmó Gaid Salah, citado por Reuters, en un discurso al margen de su visita a la Escuela Nacional de Estudios de Ingeniería (ENPEI) en Rouiba.

En Occidente, lejos de estar lúcidos, las autoridades policiales francesas recurrieron nuevamente a actos de violencia extremos para frustrar el Acto XVII de los Chalecos Amarillos, el sábado 9 de marzo. Estos episodios marcados por la tensión en Francia, han acabado con la vida de tres policías, que se suicidaron en 48 horas. Tal es ya la situación que para denunciar esta tragdia, varios sindicatos policiales se congregaron en París el pasado 12 de marzo, dando visibilidad a un asunto que está atormentando el gobierno francés.

El asalto de la policía contra estos manifestantes que desafían al liberalismo y la capitalización del sistema en Francia, llevó a varios oftalmólogos a escribir una carta publicada por el semanario Le Journal du Dimanche, el 10 de marzo, solicitando al presidente Emmanuel Macron una moratoria sobre el uso de la LBD en el marco de la ley y el orden que ha erosionado a 22 personas. Sin embargo, para ilustrar mejor la brutalidad mostrada por la policía, es necesario detallar el caso de un chaleco amarillo discapacitado que participó en el acto XVII.

De acuerdo con Sputnik, filmado en Quimper, un video muestra una escena de concentración de gas lacrimógeno y el disparo de una manguera de incendios a un grupo de manifestantes, entre los cuales se encuentra una persona con minusvalía. El autor del video, que ya ha recopilado casi 33,000 visitas en Facebook, no excluye que un manifestante haya lanzado algún objeto en la dirección de las fuerzas del orden público, pero explica que la policía se hizo con el agua y lanzó el hombre en silla de ruedas, contaminado por el gas lacrimógeno.