40 años después de escapar de la guerra en Afganistán, es asesinado a sangre fria en la mezquita de Nueva Zelanda.

Madrid, 16 marzo de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por R.D/ECS.

● Daoud Nabi, de 71 años, pasó su vida ayudando a refugiados en Nueva Zelanda y recientemente reflexionó sobre su propia muerte, dijo su hijo.

Nabo Daoud es.asesinado en la masacre de Nueva Zelanda ñ/Reuters 


En 1979, Haji Daoud Nabi, afgano de 71 años, escapó de la guerra soviética-afgana en el años 1980, desde joven formó una familia en Nueva Zelanda, lejos de la guerra que azota a su país. Casi 40 años después, este viernes, fue asesinado a tiros en la mezquita de Al Noor en Christchurch, en Nueva Zelanda.

Fue la primera víctima de la masacre con 4 disparos, Nabi dirigió una Asociación afgana y pasó su vida tratando de ayudar a los refugiados a comenzar una nueva vida lejos de las guerras, asegurándose de que fueran alimentados y protegidos.

"Solía ​​hacer que se sintieran como en casa", dijo su hijo Omar, de 43 años, a Al Jazeera por teléfono desde Christchurch.

Junto con algunas de las otras 49 personas que fueron asesinadas el viernes, incluidos varios niños, el funeral de Nabi se llevará a cabo este sábado.

"Mi padre vivió toda su vida en este país [Nueva Zelanda] y será enterrado aquí", afirmó Omar.

Durante las oraciones del viernes en las mezquitas de Al Noor y Linwood, el terrorista de 28 años de edad, Brenton Tarrant, disparó indiscriminadamente a los fieles y transmitió en vivo su asalto, el peor tiroteo en masa en la historia moderna del país.

Mientras varias víctimas permanecían en el hospital, incluyendo a un niño de cuatro años en estado crítico, Tarrant, en comparecencia ante el juez, parecía no arrepentirse y mostraba perfil desafiante ante el Tribunal, mirando a la prensa Intercontinental con una sonrisa.

"Los nietos de Nabi realmente lo extrañan su desaparición y algunos de ellos ni siquiera saben que ya no está con nosotros.", dijo Omar.

"Este es un momento muy difícil para nosotros y para todos los que perdieron a sus seres queridos en esta masacre".

"Mi padre dijo lo importante que es difundir el amor y la unidad entre sí y proteger a todos los miembros de la sociedad en que vivimos", agregó Omar.

Su padre también habló sobre el final de su propia vida en un comentario que ahora está resonando en la mente de Omar.

"Dijo que el mejor lugar para fallecer era durante las oraciones del viernes en una mezquita".

Algunos musulmanes creen que el profeta Mahoma dijo que hay una virtud en morir un viernes, el día más sagrado del Islam.

Mientras las víctimas se afligen, el mundo se está reuniendo alrededor de ellos con mensajes de apoyo y recaudación de fondos.

El presidente afgano Ashraf Ghani y el presidente ejecutivo Abdullah Abdullah condenaron las masacres en declaraciones separadas.

"Los ataques terroristas en las mezquitas [en Nueva Zelanda] demostraron una vez más que los terroristas no dependen de ninguna religión y son enemigos de la humanidad", dijo Ghani en el comunicado.

Wahidullah Waissi, embajador de Afganistán en Australia, Nueva Zelanda y Fiji, dijo en Twitter que dos afganos murieron en el ataque, entre ellos Nabi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario