Un día como hoy de 1976, España abandona al pueblo saharaui.

Madrid, 26 febrero de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por H. Mohamed/ ECS.

El 26 de febrero de 1976, los últimos militares españoles abandonaron a su suerte la hasta entonces provincia española del Sáhara Occidental. Fue un momento muy difícil para la población civil saharaui. España deja el paso a los militares marroquíes a atacar.

Los reyes de España y Marruecos durante la entrega del Sáhara occidental


El 26 de febrero de aquel año, se daba por terminado "casi un siglo de la historia colonial española en este territorio africano. Y se pone un punto de inicio a una de las páginas más negras y crueles de la vida del pueblo del Sáhara Occidental por culpa de los gobiernos y la casa Real española.

Hoy, el territorio del Sáhara Occidental es el único de África pendiente de completar la descolonización y actualmente ocupado por Marruecos.

España y su irresponsables actuaciones.

España entró en las Naciones Unidas en 1956 como parte de su estrategia para salir del relativo aislamiento al que estaba sometida la Dictadura franquista. La ONU exigió a España que cumpliera con los principios de la ONU sobre la descolonización. La respuesta del Gobierno fue declarar el Sáhara como provincia, para evitar que la región se sometiera a estas reglas.

En 1967 España accede a organizar un referéndum de autodeterminación a instancias de la ONU. La promesa nunca se cumplirá.

Por su parte el Marruecos independiente soñaba con la creación del "Gran Marruecos", que incluía la región.

En 1975 el Tribunal de La Haya, a petición de la Asamblea General de la ONU, niega que Marruecos o Mauritania tengan derechos territoriales sobre el Sáhara Occidental y confirma el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

El Rey de Marruecos, Hassan II, lo interpreta de otra forma. 


Reconociendo que “existían ciertos vínculos de subordinación y de derechos sobre tierras entre algunas tribus y el Sultán de Marruecos” pero se olvida de “NO existían vínculos de soberanía entre el territorio del Sáhara Occidental y el Reino de Marruecos o el complejo mauritano” y de “en el momento de su colonización por España no era un territorio sin dueño” (los dueños eran los propios saharauis). 

Así, saltándose todas las proposiciones de la ONU, organiza un movimiento masivo de ciudadanos marroquíes forzadospara invadir el Sáhara Occidental, conocido como ''Marcha Verde''.

Marruecos organizó la llamada Marcha Verde, con 350.000 marroquíes civiles y militares cruzando la frontera para "ocupar el territorio". En España, Franco agoniza y el régimen, debilitado, busca cómo poner fin a los más de 40 años de dictadura. Además Marruecos tiene el apoyo de Estados Unidos. En Madrid no se opone resistencia.

El abandono de España comenzó tras la firma del Acuerdo Tripartito de Madrid el 14 de noviembre de 1975, firmado por el rey Juan Carlos I. Y el 26 de febrero de 1976, España entrega el Sáhara Occidental a Marruecos.

En el año 1974, al auspicio de las Naciones Unidas, España decide celebrar un referéndum en el Sáhara Occidental para la autodeterminación del pueblo saharaui, entonces Marruecos, temeroso del resultado del referéndum, solicita el amparo de la Asamblea General de las Naciones Unidas para que no se celebre. Tratando de equiparar el caso con la descolonización de Sidi Ifni y su devolución a Marruecos.

España renuncia a todo. Y rechaza la responsabilidad de organizar el referéndum de autodeterminación que por lo tanto dice apoyar, ante la amenaza de Marruecos. La conclusión es que se debía celebrar el referéndum de autodeterminación.

El 26 de Febrero de 1976 España retira sus tropas y abandona a la población saharaui que pasa a ser de dominio marroquí.

Hoy, se cumplen 43 años de aquel acto de cobardía, de aquel despropósito, de aquel abandono soez por parte de España de todo un pueblo acogido a sus leyes y a su protección internacional y este país sigue atrapado en su propia vergüenza, en su increíble dejadez, en una política de pánico insuperable ante el sátrapa marroquí que no solo se permite desoír una y otra vez las resoluciones del máximo órgano de jurisdicción universal (la ONU) sino que se atreve a presionar y chantajear permanentemente a los dirigentes españoles en base sin duda al permanente apoyo que recibe del imperialismo estadounidense y a la reconocida debilidad militar española.

Aunque periódica y tímidamente las instituciones españolas, presionadas por los grupos parlamentarios de izquierdas y más que nada para cubrir un expediente asaz vergonzoso, se permiten reconocer la responsabilidad que arrastra todavía a día de hoy el Gobierno español en el conflicto saharaui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario