¿Ha suavizado Bolton su tono hacia Marruecos respecto al Sáhara Occidental?


Madrid, 02 de febrero 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por H. Mohamed/ECS.

JONATHAN ERNST / REUTERS


El pasado mes de diciembre de 2018, el asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Bolton, expresó su "frustración" y "mal estar" por la "no solución", tras 27 años de la puesta en marcha de un plan de arreglo para el conflicto en el Sáhara Occidental. El asesor ha pedido la celebración de un referéndum donde el pueblo saharaui pueda ejercer su derecho a decidir.

Primero fue en su conferencia en Heritage Foundation donde el conservador americano presentó su estrategia para África y luego sus declaraciones al digital New Yorker. En enero de 2019, Bolton permaneció en silencio a pesar de la reunión informativa del Consejo de Seguridad de la ONU, donde estaba previsto la presentación de dos informes, uno sobre la reunión de Ginebra y otro sobre la MINURSO. Esta última sesión sobre la misión de la ONU desplegada en la zona, ha sido suspendida a última hora por el organismo internacional.

¿Ha suavizado Bolton su tono hacia Marruecos respecto al Sáhara Occidental?

La reunión del Consejo de Seguridad del pasado 29 de enero sugiere que el Asesor de Seguridad Nacional de la administración Trump "revisa" su posición inicial, al menos públicamente.

La reunión que iba a contar con la presentación de un informe del jefe de MINURSO, el canadiense Colin Stewart, antes de los Quince, fue suspendida en el último minuto para resumirla en una sesión informativa de Horst Köhler sobre la mesa redonda de Ginebra celebrada el 5 y 6 de diciembre", según informó en su momento AFP.

Como es habitual en todo relacionado con el tema saharaui, los americanos estarían detrás de este cambio en el programa del Consejo de Seguridad. Un cambio que fue recibido con satisfacción en Marruecos y alivió su irritación.

Mientras Bolton muestra una tensa calma, los indicadores van mostrando la importancia de la crisis.

Marruecos no confía mucho de ese silencio por parte de Bolton. A diferencia de Francia (aliado tradicional), los estadounidenses no son aliados con los que Marruecos puede contar en todas las circunstancias. Eso se puede interpretar en la renovación consecutiva, en un mismo año, de la misión de la ONU para el referéndum en el Sáhara, y la presión ejercida para sentar las dos partes en la mesa de negociaciones.

En general, actualmente la situación de Marruecos respecto al tema del Sáhara Occidental es de extrema precaución por la posición de la administración de Trump. Los saharauis prestan un optimismo cauteloso.

El pasado 23 de enero, Trump nombra un nuevo representante para Venezuela, Elliott Abrams, un americano pro-Israelí que trabajaba con Ronald Reagan y W. Bush, ejerció el puesto de asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos y jefe del lobby pro saudí en Estados Unidos. El pasado 21 de enero, dos días antes de su nombramiento por Trump, visitó Rabat y se reunió con el ministro marroquí de Asuntos Exteriores y de cooperación, Nasser Bourita.

El lobby marroquí en los Estados Unidos no sólo trabaja para persuadir a John Bolton con respecto a su visión sobre la antigua colonia española, sino que también trabaja para convencer a la mayoría demócrata en el Congreso de incluir el Sáhara Occidental en la ayuda de USAID dedicada a Marruecos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario