En el Sáhara Occidental, las mujeres celebran su divorcio.

Madrid, 21 febrero de 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Salem Mohamed/ECS

En el Sáhara Occidental, algunas tribus celebran el divorcio de las mujeres después del final de su matrimonio, reconociendo su honor y prestigio.

Mujeres saharauis durantecelebración/ agencias 


La tradición apunta a preservar la dignidad de la mujer y revivir sus posibilidades de volver a casarse, ya que en la comunidad del "Bidhan" no hay diferencia entre la desflorada y la virgen en términos de su dote.

Contrariamente a las imágenes estereotipadas de las mujeres en las sociedades árabe-islámicas, en algunas regiones del Sáhara Occidental, las mujeres reciben un alto grado de apreciación, respeto y favoritismo tras su divorcio.

Las mujeres saharauis ocupan una posición especial en la comunidad y son consideradas como la columna vertebral que contribuye en gran medida al desarrollo de la sociedad. Estar casada o no, no tiene nada que ver con el estatus privilegiado asociado con las mujeres en algunas regiones saharauis.

El divorcio se considera un gran revés para las mujeres en muchas sociedades árabes e islámicas, pero la comunidad saharaui aprovecha la ocasión para renovar su confianza en la mujer hasta el punto de celebrar su infeliz divorcio.

En este contexto, los investigadores en Sociología y Cultura “ven que a pesar de la disminución en la tasa de celebración de la mujer divorciada en algunas regiones saharauis. Esta cultura de celebración debe ser enseñada y generalizada, teniendo en cuenta su valor en el desarrollo de la sociedad ”.

Los investigadores explican que cuando una mujer se divorcia, regresa a la casa de su familia esperando que otro hombre pida su mano. En el dialecto saharaui, "Hassania", Khtab, es la declaración de un hombre para casarse con una mujer, y siguiendo la tradición, el candidato a marido mata a un camello frente a la casa de su familia, una tradición llamada "iyaarkab Aaliha". La familia comienza a tocar los tambores y expresando gratitud a Dios, y como un aspecto de su felicidad dicen: "La mujer regresó y el hombre no murió", repiten varias veces ese eslogan.

El estatus de la mujer aumenta cuando se casa dos o tres veces, como resultado, ella tiene acceso para asistir a las reuniones públicas y ser consultada dentro de la familia, por lo que el aumento en el valor de la mujer responde a las preguntas cuántas veces se casa.

En la sociedad saharaui, una mujer divorciada no es considerada como objeto de estigmatización. No es una ocasión para que la familia presione a la mujer para que se vuelva a casar. En cambio, se toma como una experiencia normal en la vida que no tiene nada que ver con la autoestima o el privilegio.

La sociedad Hassani (Sáhara Occidental y Mauritania) posee una rica herencia cultural de valores en lo que respecta a las relaciones con las mujeres, y la celebración del divorcio es un aspecto demostrativo del estatus privilegiado que las mujeres ocupan en la comunidad saharaui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario