Acuerdos comerciales UE-Marruecos: Europa como "válvula de escape" de Marruecos.

Bruselas, 25 de febrero 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ ECS.

Campamentos Saharauis/ agencias 

El Frente Polisario habla de "miopía" y "clima desprovisto de seriedad". La adopción por parte del Parlamento Europeo del miércoles 16 de enero de una resolución que autoriza la inclusión del Sáhara Occidental ocupado en el acuerdo comercial entre la Unión Europea y Marruecos, es percibida por los saharauis como una trampa más en el camino de la resolución del conflicto.

Esta aprobación parlamentaria se produce dos días después de la firma del acuerdo de pesca entre las dos partes el 14 de enero. Este acuerdo cubre la zona de pesca que se extiende desde el cabo Spartel en el norte de Marruecos hasta el cabo Blanco en el extremo sur del Sáhara Occidental, incluidos los territorios ocupados.

Las aventuras de negociar y adoptar acuerdos de este tipo entre Marruecos y la UE, y las batallas judiciales que los acompañan, siempre han constituido un barómetro de las intenciones de los europeos frente al proceso de paz en el Sáhara occidental. Por lo tanto, la votación del Parlamento Europeo este miércoles se percibe lógicamente como un sesgo para las tesis marroquíes.

"La votación de hoy fue tomada en un clima carente de seriedad y transparencia. Su resultado es un golpe, no solo para los defensores de los derechos humanos y el derecho internacional, sino también para el proceso de paz dirigido por la ONU que la propia Unión Europea pretende defender. "Instamos a los Estados miembros de la UE a que reconsideren el voto no vinculante de hoy y cambien de rumbo de inmediato", escribió el Frente Polisario en un comunicado.

La ratificación de dichos acuerdos, violan de forma flagrante las sentencias anteriores del Tribunal de Justicia Europeo (TJUE), que se pronunció, en cinco ocasiones, sobre el carácter distintivo del territorio del Sáhara Occidental.

Argelia también reaccionó a través de una fuente diplomática en Bruselas; "es un crimen atroz". "Es un desastre para las instituciones europeas y para el derecho internacional y el derecho europeo", dijo una fuente diplomática argelina a TSA.

Lo que ahora debe describirse como la alineación flagrante de la Unión Europea con las tesis marroquíes también va en contra de la voluntad mostrada por el resto de la comunidad internacional, las Naciones Unidas y los Estados Unidos en la delantera para poner fin a este conflicto.

Justo después de las conversaciones de Ginebra a principios de diciembre de 2018, en las que participaron Argelia y Mauritania, el Marruecos tuvo que enfrentar la "impaciencia" del Asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos. John Bolton dijo que estaba "frustrado" de que el proceso de resolución del conflicto no haya progresado. "Me gustaría que esto se resolviera si las partes pueden ponerse de acuerdo sobre el camino a seguir. Esta es mi preferencia ", dijo el 13 de diciembre, señalando su" frustración"de que el conflicto aún no se haya resuelto, 27 años después del establecimiento de la Minurso. "Deberíamos pensar en el pueblo saharaui, los saharauis que todavía están en los campamentos de refugiados", agregó.

Bolton conoce bien el historial ya que desempeñó un cargo junto a James Baker, el enviado especial de la ONU en los años 2005-2006, ayudando a redactar un plan de paz, que fue aceptado por el Frente Polisario, afirmando la celebración de un referéndum sobre la autodeterminación. Su nombramiento para el puesto de asesor de seguridad nacional en marzo pasado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también fue muy mal recibido en Rabat. Los analistas incluso han explicado la celebración de la mesa redonda en Ginebra por la "presión" ejercido por John Bolton desde su llegada a la Casa Blanca.

La administración de Trump continuó con la presión, a principios de enero Estados Unidos publicó un documento con el número de refugiados saharauis que viven en los campamentos.
Contrariamente a la tesis marroquí, que sitúa su número en sólo 40,000, los estadounidenses han estimado en su proyecto de presupuesto para 2019 a casi 100,000, lo que ha aumentado los temores en Marruecos de ver que la administración de EE. UU. Excluye al Sáhara Occidental de Fondos asignados a Marruecos.

Los Estados Unidos también habían ejercido todo su peso para renovar por "solo seis meses el mandato de la Minurso, a pesar de la postura hostil de Francia y Marruecos de mantener la duración habitual de un año".

Las Naciones Unidas no se han mantenido al margen de esta presión sostenida por los grandes actores. A raíz de la Mesa Redonda de Ginebra, el Enviado Especial Horst Köhler reiteró el requisito previo para la autodeterminación del pueblo saharaui; "Esta reunión es un primer paso hacia un proceso renovado de negociaciones con miras a alcanzar una solución justa, duradera y mutuamente aceptable que permita la autodeterminación del pueblo saharaui".

Además, el pasado 14 de enero, las Naciones Unidas negaron formalmente las acusaciones marroquíes de una supuesta violación del acuerdo de alto el fuego por parte del Frente Polisario.

Por lo tanto, vivimos en un contexto muy desfavorable para Marruecos que se produce en la firma del acuerdo de pesca y el voto del Parlamento Europeo. El proceso ahora está agotado. Cada vez que Marruecos se encuentra sometido a una fuerte presión y falta de argumentos, los europeos, bajo el impulso de Francia, realizan un ejercicio de equilibrio que, al final, solo perpetúa el statu quo.