La ONU confirma que las negociaciones sobre el Sáhara Occidental se reanudan este marzo en Suiza.


Nueva York, 30 de enero 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay/ECS. 



El enviado especial del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental, Horst Köhler, se reunirá en febrero con las dos partes en conflicto, el Frente Polisario y Marruecos, y también con Argelia y Mauritania en calidad de observadores para la convocación de la nueva mesa redonda en marzo, según fuentes diplomáticas de la ONU.

La primera reunión, según los embajadores sudafricano, Jerry Matthews y el francés, François Delattre, tras finalizar el briefing del señor Köhler en la que presentó al organismo internacional su trabajo, se creó un buen ambiente de confianza entre las dos partes".

Un nuevo miembro no permanente desde el pasado 1 de enero de la instancia más importante de la ONU, Sudáfrica, un país de peso apoya el referéndum y la independencia en el Sáhara Occidental. Sudáfrica mantiene relaciones diplomáticas con la RASD.

Por su parte Francia, aliado tradicional de Marruecos, apoya la postura hostil del Reino, rechaza un referéndum y cualquier otra solución para el Sáhara Occidental que no sea una autonomía bajo soberanía marroquí.

El ex presidente alemán no indicó la fecha y el lugar exactos de la próxima reunión de marzo. Aún así, según fuentes oficiales consultadas por El Confidencial Saharaui, será para la segunda semana de marzo y en Ginebra.

El pasado mes de diciembre, el Frente Polisario y Marruecos se reunieron en el primer diálogo desde 2012 para resolver el conflicto sobre la antigua colonia española, que Rabat ocupa militarmente desde 1975.

El pueblo saharaui desarmado y abandonado por España, se enfrentó en una guerra cruel con Marruecos entre 1975 y 1991, cuando se alcanzó un acuerdo de cese del fuego y se desplegó una misión de paz de la ONU para el referéndum en el territorio. Nunca se celebra ese referéndum.

El Frente Polisario, representante legítimo del pueblo saharaui, demanda, tal y como viene en las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, un referéndum sobre la independencia del territorio, que Marruecos rechaza rotundamente y continúa saboreando las negociaciones.