Marruecos tortura a partidarios de la independencia del Sáhara Occidental, según HRW.


París, 22 de enero 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay y El Hadj Mohamed Lamin/ECS. 

● Reporte sobre la situación de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental. 

●Marruecos torturó a activistas saharauis y mantiene represión policial en el Sáhara Occidental, según HRW.




Pese a que el informe no haya abordado el tema de las expulsiones de los observadores internacionales del Sáhara Occidental y la situación en general de los presos políticos saharauis, "las fuerzas de seguridad marroquíes detienen arbitrariamente a manifestantes y activistas saharauis, a los que golpean, torturan y obligan a firmar confesiones policiales incriminatorias, todo ello con virtual impunidad". Así de contundente es el informe que el pasado miércoles ha presentado Human Rights Watch sobre la situación de los derechos humanos en el Sáhara occidental, una coloña española ocupada militarmente por Marruecos desde 1975.

Parte de dicho informe está centrada en "los derechos a la libertad de expresión, asamblea y asociación" de los activistas saharauis en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental. Es la parte dura del informe, ya que, pese a que reconoce que "las condiciones de los derechos humanos en Marruecos han mejorado en los últimos años", pero no en el Sáhara Occidental, donde se ha denunciado abusos y se han nombrado víctimas, la organización internacional hace una serie de denuncias bastante duras.

Destaca la denuncia de que "las fuerzas de ocupación de Marruecos reprimen las manifestaciones pacíficas y niegan el reconocimiento legal de organizaciones de derechos humanos saharauis. Las fuerzas de seguridad marroquíes detienen arbitrariamente a manifestantes saharauis, a los que golpean, torturan y obligan a firmar confesiones policiales incriminatorias, todo ello con virtual impunidad; y los tribunales los condenan y envían a prisión mediante procesos injustos". En este sentido destaca la inclusión en el informe de los nombres y apellidos de siete activistas saharauis que han recibido "palizas y abusos" en El Aaiún y Smara por parte de la violencia policial durante el 2018.

Durante varias semanas de marzo y abril, y nuevamente entre septiembre y noviembre de 2018, tres presos políticos condenados a cadena perpetua y uno condenado a 30 años, todos ellos forman parte del grupo "Gdeim Izik", realizaron una huelga de hambre en la prisión de Kenitra (Marruecos), para exigir su traslado a prisiones más cercanas a sus familias en el Sáhara Occidental, a unos 1.200 kilómetros. La demanda no se cumplió. Junto con unos 20 coacusados, los tres fueron condenados en juicios injustos en 2013 y 2017 por la presunta responsabilidad de las muertes de 11 miembros de las fuerzas de seguridad marroquíes durante los enfrentamientos que tuvieron lugar después de que las fuerzas marroquíes desmantelen por la fuerza un gran campamento de protesta en Gdeim Izik, Sáhara Occidental, en 2010. Ambos tribunales se basaron casi por completo en sus confesiones a la policía para condenarlos, aunque los acusados ​​repudiaron esas confesiones y dijeron que firmaron bajo tortura sin que se les permitiera leerlas, dijo el informe.

El 28 de junio de 2018, activistas saharauis organizaron una protesta en El Aaiún coincidiendo con la visita del enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, Horst Köhler. La policía marroquí golpeó al menos a siete activistas saharauis, entre ellos miembros de la Asociación Saharaui de Víctimas de Violaciones Graves de los Derechos Humanos Cometidas por el Estado Marroquí (ASVDH), según la ASVDH, que envió denuncias al fiscal de El Aaiún ocupado. No se abrió ninguna investigación, a conocimiento de Human Right Watch.

El 25 de junio, Mohamed Salem Mayara y Mohamed El Joumayi, dos periodistas del digital saharaui Smara-News y corresponsales Pro-Polisarios de RASD TV, fueron acusados ​​de tirar piedras y bloquear una calle pública. Los cargos se produjeron meses después de que publicaran imágenes de un policía con su arma en la ciudad de Smara, en el Este del Sáhara Occidental. La policía marroquí arrestó a Mayara y El Joumayi el 27 de marzo en Smara, luego el mismo policía los golpeó en una camioneta cuando estaban de viaje camino a El Aaiún, según dijo a Human Rights Watch su abogado, Mohamed Aboukhaled. Al momento de escribir el informe, los dos periodistas permanecían detenidos mientras continuaba su juicio.