El Murdoch marroquí penetra en International Crisis Group para influir en las decisiones de Bolton.


Madrid, 23 de enero 2019. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay./ECS.

● International Crisis Group dio la bienvenida a cuatro nuevos miembros de su junta directiva.

Durante reunión de International Crisis Group/ICG


El Internacional Crisis Group anuncia a cuatro nuevos miembros en su junta directiva; Gérard Araud, Embajador actual de Francia en los Estados Unidos, Ahmed Charai, Presidente y CEO de Global Media Holding y editor del semanario marroquí L'Observateur, Susana Malcorra, ex Ministra de Relaciones Exteriores de Argentina, y Meghan O'Sullivan, ex Diputada de los Estados Unidos y asesor de Seguridad Nacional en Irak y Afganistán. El embajador Araud se unirá después de que abandone su actual cargo el próximo mes de abril, según informa el grupo en su página web.

El ICG es un grupo de presión (Lobby) que defiende los intereses de quienes pagan más a la influyente administración de los EE.UU. Y a muchos gobiernos occidentales.

La Junta Directiva de este grupo americano de influencia (Cabildeo), desempeña un papel importante en la misión general del International Crisis Group para prevenir, mitigar y resolver conflictos armados. La junta directiva del grupo está compuesta por 47 miembros de 31 países del mundo.

Lo que nos preocupa de la declaración de International Crisis Group es el nombre de Ahmed Charai.

Charai para aquellos que no lo conocen, se le conoce como la versión marroquí del emperador de los medios de comunicación y la publicidad en el mundo judío Robert Murdoch.

Es el propietario del imperio de los medios de comunicación y publicidad en Marruecos, propietario y director general de Global Media Holding, el semanario L'Observateur de Maroc, Le Preservatore du Afrique, Bouvoure du Défric, el sitio de noticias Kivash, el digital de mujeres de Lalla Moulati, la estación de radio Med Radio y el presidente de la junta de Diario árabe.



También es miembro de la Junta de Directores del Instituto para el Estudio de la Política Exterior, miembro del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, miembro del Consejo Atlántico de los Estados Unidos, miembro de la Junta Consultiva de Interés Nacional, "Juntos por el futuro democrático en África.

En las filtraciones de documentos clasificados marroquíes por el pirata Chris Coleman, Ahmed Charai se mencionó en el corazón de un escándalo vinculado al Servicio de Inteligencia Exterior Marroquí (DGED) y en los periodistas extranjeros que recibieron recompensas financieras por escribir de manera positiva y promover la tesis de Marruecos sobre el conflicto del Sáhara Occidental o incluso alejarse de estos temas.

Las filtraciones de Coleman se referían a una serie de correos electrónicos enviados por Ahmed a Murad al-Ghoul, el director de la oficina y la mano derecha de Yassin al-Mansouri, el jefe de la agencia de inteligencia extranjera conocida como DGEG, para formar una sólida red de periodistas aliados.

Ahmed Charai fue el pilar del plan, que fue adoptado por el jefe de la DGEG Yassin Al-Mansouri para promocionar los medios de comunicación de las políticas del Rey Mohamed VI internamente a través de su presencia en los medios y en el extranjero a través de sus periodistas extranjeros. También penetró en algunos think tanks para tratar de influir en quienes toman las decisiones.

Estaba siguiendo la política de los servicios de inteligencia marroquíes con respecto al tema del Sáhara Occidental. Su discurso se basó en tratar de retratar al Polisario como un aliado de las redes de terrorismo y contrabando en el Sahel. Por otro lado, su papel en incluir en los extranjeros para visitar a Marruecos basado en el turismo y la libre expresiones de las mujer en un país musulmán. Intentar ganar la opinión pública mundial al presentar a Marruecos como un país tolerante demostrando su apoyo a Israel y a los judíos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario