Alerta en los campamentos saharauis por segunda tormenta invernal.


Bojador, 09/01/2019 - El Confidencial Saharaui.

Por Lehbib Abdelhay/ ECS.

ACNUR.

ctualizado.

● Las duras temperaturas invernales y las condiciones climáticas asociadas, incluyendo olas de frío seco, están dificultando aún más la vida de los refugiados saharauis.

Campamentos Saharauis/ foto de Ahmed Mohamed Fadel.


Frente a uno de los inviernos más duros en años, organizaciones no gubernamentales que trabajan sobre el terreno advierten del riesgo al que se ven expuestas las vidas de los miles de saharauis debido a las pésimas condiciones en las que se ven obligados a vivir tras ser expulsados de su propia tierra.

La región de la Hamada (desierto), donde están asentados más de 170 mil refugiados saharauis, sufre una ola de frío que se agudizará el próximo fin de semana, lo que ha llevado a las autoridades a lanzar una alerta meteorológica que estará vigente durante los próximos días.

Las temperaturas comenzaron a bajar el martes y el miércoles en la provincia de Tinduf, que suele tomarse como referencia para toda la región, ''había temperatura de 4º grados centígrados'', aunque el frío será más intenso a partir de este jueves, según informa la prensa argelina. La alerta se extiende a más de 15 provincias en Argelia y países de la región, añade la misma fuente.

La previsión meteorológica indica que la temperatura que se espera para la mañana del próximo viernes en los campamentos es de 1 grados centígrados por los vientos helados que están afectando la región.

La miseria que padecen miles de saharauis estos días en condiciones de vida que se han vuelto aún más precarias con la llegada del invierno, que paralizan estas regiones por las bajas temperaturas, los fuertes vientos e inclementes tormentas frías. La tormenta, calificada por muchos como "la peor en los campamentos saharauis de la última décadas".

Las 173.000 personas que viven actualmente en los campamentos saharauis, suroeste de Argelia, se encuentran en unas condiciones muy extremas y en una crisis alimentaria, los refugiados saharauis se enfrentan a un duro invierno de hambre y frío.

La mayoría de ellos viven en jaimas (Tiendas de campaña) y sin ningún tipo de fuente de calefacción regular ni de electricidad por el temporal. Una mujer saharaui, Salma Abba, refugiada de los campos de El Aaiún, cuenta que "la gente es presa del pánico" ya que si sigue la ola de frío, los refugiados "no podrán soportar la situación.

La actual crisis económica y sus consecuencias, el aumento permanente de los precios de los alimentos, el aumento de las catástrofes naturales en los últimos años en esta zona, todos estas consecuencias preocupan a las autoridades saharauis ya que está afectando a los refugiados saharauis y sin poder hacer nada al respecto.

Las distintas Organizaciones que trabajan sobre el terreno y la propia Media Luna Roja Saharaui (MLRS), han constatado que las ayudas humanitarias disminuyen continuamente, que la crisis alimentaria y la falta de medicamentos en los campos de refugiados saharauis es una trágica realidad.

El pueblo saharaui encontró su refugio en el área de la Hamada argelina de Tindouf, una de las regiones más inhóspitas del planeta, al suroeste de Argelia, en la frontera de Mauritania, Sáhara Occidental y Marruecos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario