El Polisario asegura que todo se puede negociar, excepto el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.


Madrid, 03 de diciembre 2018. -(El Confidencial Saharaui).

Por Mariam Jawda Mouloud y Lehbib Abdelhay/ECS. 

Brahim Gali presidente de la República/ Efe

La ONU invitó al Frente Polisario y a Marruecos como partes en conflicto, y a Argelia y Mauritania, en calidad de dos países vecinos en calidad de observadores, a reunirse este miércoles en Ginebra para tratar de desbloquear las negociaciones sobre el Sáhara Occidental.

"El propósito de esta reunión, según la ONU, es hacer un balance de los acontecimientos desde la última ronda de negociaciones, abordar cuestiones regionales y discutir los siguientes pasos en el proceso del Sáhara Occidental".

El Frente Polisario, que proclama la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), reclama la celebración de un referéndum de autodeterminación previsto por Naciones Unidas en el marco de la solución del conflicto. Mientras Marruecos, que ocupa los dos tercios más ricos del territorio, se aferra en un plan de "autonomía avanzada".

El funcionario clave de la administración saharaui, Mhamed Jadad, en declaraciones a AFP, dijo que antes de asistir a las conversaciones de Ginebra "todo se puede negociar, excepto el derecho inalienable e imprescriptible de nuestro pueblo a la libre determinación".

Las expectativas para esta nueva ronda de negociaciones, las primeras entre la RASD y Marruecos en seis años, son más bien "bajas". El objetivo principal es llegar a un acuerdo para relanzar las negociaciones diplomáticas formales. Pero incluso eso puede ser difícil ya que el Polisario insiste en la celebración de un referéndum sobre la independencia en el Sáhara Occidental tal y como los fue prometido tras la firma del alto al fuego en 1991. En cambio Marruecos se aferra en que un plan de "autonomía avanzada", que presentó oficialmente al Secretario General de la ONU en 2007, debería ser la base para las negociaciones.

La presión ejercida por la administración Trump ayudó a reiniciar las conversaciones auspiciada por la ONU. En abril de 2018, Estados Unidos votó la renovación, por sólo sies meses, de la Minurso, misión de la ONU para referéndum en el Sáhara Occidental.

El Ejecutivo estadounidense está más dispuesto que sus predecesoras a presionar de forma oficial a Marruecos.
De hecho, cuando John Bolton, actual asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, estuvo involucrado en los esfuerzos ​​de la ONU para encontrar una solución "pacífica" al conflicto en el Sáhara Occidental.