2018: el año de las victorias diplomáticas del Frente Polisario.


Madrid, 25 de diciembre 2018. -(El Confidencial Saharaui).

Este impulso ha sido apoyado por los estados de África y América Latina, así como por las autoridades legales y políticas de todo el mundo, que reclaman un diálogo que conduzca a una solución que respete la voluntad del pueblo saharaui.

Por Mariam Jawda Mouloud/ECS. 

Durante festejos en los campamentos saharauis/ agencias 


El año 2018 termina con un avance diplomático muy significativo en la cuestión del Sáhara Occidental, en el que tuvieron lugar las negociaciones de Ginebra bajo los auspicios de la ONU, cita marcada por el compromiso del Frente Polisario y Marruecos de reavivar el proceso de paz y continuar con las conversaciones para resolver el conflicto.

Rabat, que alimenta al statu quo, se ve enfrentado a la legalidad internacional para la celebración de un referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui.

Estancada desde hace tiempo, un nuevo viento parece soplar a favor de la cuestión saharaui, gracias a los esfuerzos del Enviado Especial de la ONU para el Sáhara Occidental, Horst Köhler quien ha conseguido reunir al Frente Polisario y Marruecos en una mesa redonda de negociación, con la presencia de Argelia y Mauritania en calidad de países vecinos.

Esta cita, supone un “primer paso hacia un proceso renovado de negociaciones en vista de alcanzar una solución justa, duradera y mutuamente aceptable que permita la autodeterminación del pueblo saharaui”, y demuestra la seriedad y buena voluntad del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, por la resolución del conflicto, poniendo de relieve esta cuestión en su mandato, después de asumir el cargo en 2017, y allanando de esta forma el camino para un nuevo encuentro a principios de 2019.

2018, un año lleno de victorias diplomática a pesar las maniobras marroquíes.
A lo largo del año 2018, organizaciones y asociaciones internacionales se movilizaron para defender el derecho del pueblo saharaui a decidir su futuro a través de un referéndum de autodeterminación, según lo estipulado en las resoluciones de la ONU y la legalidad internacional después de más de cuarenta años de lucha por la soberanía nacional.

Este impulso ha sido apoyado por los estados de África y América Latina, así como por las autoridades legales y políticas de todo el mundo, que reclaman un diálogo que conduzca a una solución que respete la voluntad del pueblo saharaui.

Aunque algunos gobiernos europeos intentan ir en contra de la legalidad internacional, por razones de intereses económicos, muchos diputados y militantes de la causa saharaui se han sublevado contra la postura de algunos países de la Unión Europea, sobre todo España y Francia en cuanto a la explotación ilegal de los recursos naturales, que supone un apoyo a la ocupación marroquí.

A nivel de las Naciones Unidas, este año estuvo marcado por el levantamiento al estancamiento del proceso pacífico. El Consejo de Seguridad, que ha celebrado dos reuniones sobre el Sáhara Occidental (abril y octubre), ha traído una nueva dinámica, a través de la cual se extiende el mandato de la Minurso por un período de seis meses solamente.

Un mandato (de seis meses en lugar de un año) fue bien recibido, a pesar de los intentos de Marruecos y Francia de mantener la duración habitual (un año). Tal decisión, según los observadores, confirma la voluntad de la ONU de acelerar la solución del conflicto a través de una solución que permita la autodeterminación del pueblo saharaui.

En el ámbito legal, el rechazo de la soberanía de Marruecos sobre los
territorios y aguas adyacentes al Sahara Occidental ocupado fue reforzado en 2018 por las decisiones de los tribunales africanos y europeos, en particular la del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), de 27 de febrero de 2018, sobre el acuerdo de pesca (UE-Marruecos), pero también la decisión del Tribunal Superior de Sudáfrica en el caso de la carga de fosfato transportada por el barco NM Cherry Blossom, dictaminando que la República Democrática Árabe Saharaui (RASD) es el "propietario" de la carga.

Mejor aún, el acuerdo aéreo entre la UE y Marruecos también ha sido aprobado por el Tribunal Europeo sin aplicación al territorio del Sáhara Occidental y su espacio aéreo, confirmando, una vez más, el estatus distinto y separado del territorio del Sáhara Occidental, tanto terrestre, como aérea como marítmimante..

Durante el mismo año, en la Cumbre de la Unión Africana (UA) celebrada en Nouakchott, Marruecos supo a su costa el compromiso de la UA con los derechos del pueblo saharaui a la libre determinación y la independencia, después de la "decisión histórica" de crear un mecanismo africano para encontrar una solución al conflicto entre la RASD y Marruecos, que marca un punto de inflexión en el tratamiento del caso y el inicio de la "cuenta atrás para la ocupación marroquí.

Marruecos se enfrenta al cansancio internacional.

Llevado por la desesperación, el régimen marroquí ha tratado de engañar a la opinión pública y de "socavar" los esfuerzos para resolver el conflicto, cayendo en contradicciones, especialmente cuando el Rey Mohamed VI señaló en un discurso reciente, el compromiso de Rabat de apoyar los esfuerzos de las Naciones Unidas. Sin embargo, establece, a cambio, las condiciones y referencias, no reconocidas, como un requisito previo para la solución del conflicto, así como a
través de su afirmación de compromiso en el marco de la UA mientras se opone al regreso de la oficina de la Organización Panafricana en El Aaiún ocupado para cooperar con la Minurso.

Además, Marruecos, que mantiene la política de ejecución durante más de una década para escapar del referéndum, ha seguido violando los derechos del pueblo saharaui al saquear los recursos naturales, y territorio, inscrito desde 1966 en la lista de territorios no autónomos, elegible para la implementación de la Resolución 1514 de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales.

Sin embargo, mientras Rabat ha trabajado para mantener el status quo hasta el momento, las Naciones Unidas y los Estados Unidos han expresado su cansancio, cuestionando la razón existencial de la Minurso que no ha sido capaz de organizar el referéndum de autodeterminación prometido al pueblo saharaui, y cumplir así con la misión fundamental para la cual fue creada en 1991.

No hay comentarios:

Publicar un comentario