Una plataforma estadounidense del sector turístico abandona el Sáhara Occidental.


Madrid, 27 noviembre de 2018. -(El Confidencial Saharaui).

Internacional/ ECS. 

Foto de un joven saharaui denunciando la plataforma Airbnb/ redes sociales 

Si una plataforma que ha revolucionado el sector turístico en la última década esta es sin lugar a dudas Airbnb. En estos diez años, millones de personas han confiado en el portal, convirtiéndolo en uno de los líderes del sector del alojamiento online. Su imagen conecta con un usuario que busca alquileres asequibles, acogedores, bien situados y, con frecuencia, también bonitos.

Pero la plataforma de alquiler ya había optado por anticipar la publicación de un informe de Human Rights Watch (HRW) y se comprometió en una declaración oficial, publicada el pasado 19 de noviembre, que ya no ofrecería viviendas ubicadas en Los asentamientos israelíes en Palestina y el Sáhara Occidental ocupado.

"En la declaración que emitimos el lunes, dijimos que hemos desarrollado un marco para evaluar cómo debemos manejar los anuncios en los territorios ocupados en todo el mundo. El Sáhara Occidental es uno de los lugares donde usaremos este marco", anunció un funcionario de la compañía californiana. Según la misma fuente, sugiriendo que la compañía podría establecer un paralelo entre la situación en los territorios palestinos ocupados por Israel y el caso del Sáhara Occidental.

Los funcionarios israelíes, incluido el ministro de Turismo Yariv Levin y el ministro de Asuntos Estratégicos Gilad Erdan, describieron la decisión de Airbnb como "racista" y "antisemita", argumentando que aplica un estándar diferente al estado judío que a otros territorios disputados en el mundo.

La eventual retirada del Sáhara Occidental podría penalizar en primer lugar a la ciudad ocupada de Dajla, que ha desarrollado en los últimos años un turismo de playa y deportes (kite-surf) de elección muy popular entre los usuarios de Airbnb, concluye la Oficina.