Un preso político saharaui entra en coma tras estar 40 días seguidos en huelga de hambre.


● Un preso político saharaui ha sido trasladado esta madrugada en coma al hospital.



El Aaiún - 09 noviembre 2018 - (El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay./ Mariam Jawda Mouloud/ECS. 


Presosi saharauis durante julio en Rabat 





El preso político saharaui en la prisión ''Tiflet 2'', Abdallah Abbahah, fue trasladado hoy en estado de coma al hospital, "a causa del deterioro de su salud", tras 40 días en huelga de hambre, según informa a este medio fuente del Ministerio Saharaui de Territorios Ocupados y de la Comunidad en el Exterior.

Abbahah, según la misma fuente, permaneció casi dos horas ingresado en el hospital, antes de regresar a su celda, "sin ser tratado o consultado por un especialista". La situación de el preso político del grupo de Gdeim Izik, es "inestable" por las consecuencias de la huelga de hambre ilimitada que inició el pasado 1 de octubre.

Abdallah Abbahah junto con sus 20 compañeros, grupo Gdeim Izik, están cumpliendo duras penas entre los 30 años y perpetua por su participación en manifestaciones pacíficas de reivindicación del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y a la independencia.



Por su parte, el Comité contra la Tortura de la ONU, llamó la atención de las autoridades marroquíes por el caso de Sidi Abdallah Abbahah, prisionero saharaui del grupo de Gdeim Izik condenado a cadena perpetua y que ahora se encuentra en una grave situación sanitaria. El proceso aún está en curso pero el Comité ya ha instado a Rabat que levante las medidas de aislamiento en su contra, que le proporcione un médico a su elección y que implemente medidas alternativas a la detención.

“Hemos decidido movilizar todo para evitar que uno de los prisioneros, en estado crítico, muera, un riesgo altamente probable teniendo en cuenta el estado de abandono y el deterioro en el que se encuentran los encarcelados”, ha declarado la abogada francesa, Olfa Ouled.



No es la primera vez que el Comité de Tortura denuncia el maltrato de las autoridades marroquíes a los saharauis. En 2016, el 12 de diciembre, esta instancia condenó a Marruecos por los casos de tortura al también prisionero político político Naama Asfari. El militante partidario de la autodeterminación del pueblo saharaui, fue torturado tanto en su detención, como en el interrogatorio como durante el encarcelamiento, acusado de formar parte del grupo del campamento de Gdeim Izik, campamento que fue violentamente desmantelado por las autoridades marroquíes hace ahora 8 años. Tras una llamada en apelación a 24 prisioneros políticos saharauis, estos finalmente fueron condenados a duras penas llegando a cadenas perpetuas.

Mientras Marruecos maniobra en el campo diplomático, en vísperas la celebración de las negociaciones con el Frente Polisario en Ginebra antes de finales de este año, la situación de los prisioneros políticos saharauis sigue precaria. Como es el ejemplo de Abadallah Abbahah, aislado y muy débil sigue sufriendo las violaciones y vejaciones por parte de sus carceleros.