Reunión de Ginebra, Marruecos se empeña en un plan que nació muerto.


Ginebra, 23 noviembre de 2018. -(El Confidencial Saharaui).

Por Lehbib Abdelhay./ ECS.

● El ex presidente alemán Köhler se ha implicado de forma muy activa para que se emprendan negociaciones.



La República Árabe Saharaui y el Gobierno de Marruecos se reunirán el próximo 5 y 6 de diciembre en Ginebra (Suiza) en una "mesa redonda" auspiciada por las Naciones Unidas en la que también participarán como países observadores Argelia y Mauritania. Las últimas conversaciones entre Marruecos y el Frente Polisario se remontan al año 2012 en Manhaset (Estados Unidos), hace exactamente seis años.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el pasado 31 de octubre una resolución sobre la situación en el Sáhara Occidental. Los países miembros del Consejo de Seguridad han aplaudido la iniciativa promovida por el enviado especial del Secretario General de la ONU de relanzar las negociaciones para acabar con más de 40 años de ocupación marroquí del territorio. La votación de la resolución presentada por EE.UU, obtuvo 12 votos a favor, cero en contra y tres abstenciones (Rusia, Etiopía y Bolivia). En esta resolución también se aprobó la prórroga de la Minurso a tan solo seis meses, tal y como pedía EEUU, a diferencia de Francia y el propio Secretario General de la ONU, que reclamaban la prolongación de un año para el mandato de la misión.

El Sáhara Occidental fue una antigua colonia española, concretamente desde 1884. En el año 1973 tuvo lugar la configuración del Frente Polisario. Mientras que en el año 1975 España claudica ante las presiones recibidas por parte de Marruecos y Mauritania y fue cuando terminó otorgando la parte del norte del Sáhara Occidental a la jurisdicción de Marruecos, mientras que la parte del sur, fue traspasada a Mauritania. La República Árabe Saharaui Democrática -RASD- fue proclamada un año después por el Frente Polisario. Aunque fue reconocida por diversos países en diferentes etapas, lo cierto es que la ONU no la reconoce como tal, pero tampoco reconoce la anexión del Sáhara Occidental con Marruecos, eso sí, exige la celebración de un referéndum de autodeterminación para resolver el conflicto. El Frente Polisario comparte lo dictado por la ONU con respecto al asunto, pero Marruecos no está por la labor, ya que sólo ve como única opción para resolver dicho dilema, la autonomía para lo que considera "sus provincias del sur".

Las autoridades de ocupación marroquíes han creído durante años que, para lograr el reconocimiento de la marroquinidad de la antigua colonia española del Sáhara, bastan los lobbies y el marketing, sin darse cuenta de que lo esencial es una política coherente y transparente, a fin de ganarse a la población saharaui que hoy por hoy está mayoritariamente en contra de la ocupación ilegal del territorio.

La comunidad internacional siempre ha tratado de mantener una posición de neutralidad respecto del conflicto del Sáhara Occidental, el grupo de amigos del Sáhara Occidental hace hincapié en esa política. Su postura ha sido consistente a lo largo de los años, EE.UU ha dejado claro que el plan de autonomía de Marruecos no es creíble ni práctico ya que no representa la principal vía que podría satisfacer las aspiraciones del pueblo saharaui. El plan marroquí prevé un referéndum sobre un estatuto de autonomía para el Sáhara (autodeterminación interna), mientras que el Frente Polisario aspira directamente a un referéndum de autodeterminación (autodeterminación externa com o exige la ONU). El Consejo de Seguridad de la ONU ha instado a ambas partes a trabajar para encontrar una solución.

Tras la última resolución 2240 del Consejo de Seguridad, cada parte la consideró muy positiva para sus reivindicaciones. El embajador de Marruecos ante la ONU, Omar Hilale, subrayó que por primera vez una resolución del Consejo de Seguridad ha consagrado a Argelia como “parte principal del proceso político”. Marruecos siempre ha tratado de incluir a Argelia en las negociaciones sobre el Sáhara Occidental y el Frente Polisario siempre vio en ese objetivo un intento de restar legitimidad a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Por su parte el representante del Frente Polisario ante la ONU, Sidi Omar, afirmó en declaraciones a la prensa: “No esperamos y no pensamos que vaya a salir algún acuerdo de la próxima reunión de Ginebra. Pero si somos capaces de acordar un calendario para el próximo encuentro ya sería un logro en sí. Eso dependerá de los temas y el calendario que propondrá el Enviado Personal, el ex presidente alemán Horst Köhler”.