Marruecos se ve envuelto en una polémica de piratería con cargos estadounidenses.







Madrid, 07 noviembre 2018. -(El Confidencial Saharaui).

Por Mariam Jawda Mouloud/ ECS.

Marruecos, acusado por espionaje a personalidades de la la Casa Blanca.



Marruecos se está viendo envuelto en una polémica de piratería de gran importancia que perjudica a más de un millar de personalidades de múltiples países, entre ellos personalidades de alto rango de los Estados Unidos, según revela la prens americana.

El asunto de piratería revelada hace unos meses en Washington en estos últimos días ha cobrado importancia, cuando se ha confirmado a través de las cartas enviadas a la justicia americana que el principal acusado no es sino el ex diplomático marroquí ante la ONU, Jamal Benomar. Benomar, supuestamente a petición de las autoridades de su país, habría acordado piratear a ciudadanos americanos en beneficio de Qatar. El ex diplomático marroquí, que ha sido el consejero de Ban Ki-moon en Yemen, ha sido acusado el martes pasado de haber participado en un vasto asunto de piratería, dirigido por Qatar, hacia el recaudador de fondos del presidente Trump, Elliot Broidy, antiguo responsable de la CIA y miembro activo del Partido Demócrata. Esta campaña de espionaje ha salpicado también a personalidades de diferentes países, en los que se encuentran militantes sirios de derechos humanos y figuras del deporte egipcio.



Los acusados han recorrido a un verdadero ciberataque, utilizando la técnica del phishing, para hackear los correos de Elliot Broidy, republicano influente conocido por su postura hostil con los intereses de Qatar.

Los email pirateados de Broidy han sido sido filtrados por la prensa americana que haciendo que el republicano formalice una demanda judicial contra Qatar, y acusa en particular a Benomar de “formar parte de una red de gentes no agentes no revelados” de Qatar en Washington. El FBI por su parte abre una investigación y ha interrogado numerosos testigos de la piratería. Anticipándose, Marruecos ha asignado a su ex diplomático como ministro plenipotenciario en Nueva York, y así garantizarle inmunidad diplomática que le protege de cualquier persecución judicial.



En una carta dirigida al Tribunal federal del distrito de Nueva York, Abbe Lowell, el abogado de Jamal Benomar, ha afirmado que el estatus de diplomático otorga a su cliente “una inmunidad total con respecto al proceso de Broidy” según informa esta semana el sitio americano WND. Una revelación reciente socava al gobierno marroquí - Pero este nombramiento podría violar las condiciones establecidas por la Misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas sobre el otorgamiento de inmunidad diplomática.

La misión en efecto ha afirmado que la inmunidad diplomática no se confiere que una categoría de persona que representan su país ante las Naciones unidas, en el cuadro de una función primaria en Estados Unidos, mientras que Benomar cumple otra función, la de consejero titular de Qatar en Washington.

Asimismo, según informa el sitio web WND, una reciente revelación del Tribunal federal de Nueva York, podría implicar a Marruecos directamente en este gran espionaje. En una carta reciente al tribunal federal, el abogado Abbe Lowell dijo que Jamal Benomar "asesoró a Qatar explícitamente a solicitud del gobierno marroquí", asegurando que el ex diplomático marroquí goza de doble inmunidad diplomática, La ocurrencia concedida por Qatar y también la concedida por Marruecos.



Según el sitio americano, el ex diplomático marroquí se encuentra actualmente en Rabat para reunirse con los altos cargos marroquíes.

Jamal Benomar reside desde hace más de treinta años en los Estados unidos, y se retiró de la ONU en 2017. Fue prisionero político bajo el mandato de Hassan II y luego fue recuperado por el gobierno marroquí para ocuparse de ciertos asuntos de la agenda política externa con los que Marruecos está asociado.