Las sucesivas sentencias del TJUE son el gran quebradero de cabeza de las autoridades marroquíes.






Madrid, 20 noviembre 2018. -(El Confidencial Saharaui).

Por Mohamed Laman/ECS. 


El Parlamento Europeo /foto de Google 





Los acontecimientos de tensión permanente entre España y Marruecos no han dejan nunca de ser los dos mismos de siempre que han marcado la compleja relación bilateral durante las últimas décadas, con lo de la integridad territorial como "Point Chaud": el conflicto en la antigua colonia española del Sáhara Occidental y la presencia española en las ciudades africanas de Ceuta y Melilla.

La diferencia y la paradoja es que, hoy, estos dos asuntos, por una parte, la cuestión del Sáhara Occidental y las gestiones en las fronteras entre España y Marruecos, funcionan ante todo como focos de entendimiento y cooperación fluida entre los dos “ vecinos” que ocuparon ilegalmente la franja del Sáhara.

En relación con en el Sáhara Occidental, "el gran quebradero de cabeza actual de las autoridades marroquíes son las sucesivas sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)", que desde 2015 vienen estableciendo que los acuerdos de cooperación bilateral UE-Marruecos no pueden aplicarse al territorio del Sáhara Occidental ya que no forma parte del Reino de Marruecos. Esto ha hecho temblar los cimientos mismos de la política exterior de Marruecos e incluso de España, así ha analizado Irene Fernández Molina profesora de relaciones internacionales en la universidad de Exeter.




La Comisión Europea (CE) y el Reino de Marruecos buscan una base "legal" para renegociar acuerdos comerciales y de pesca con Marruecos sin excluir al territorio del Sáhara Occidental ocupado –posibilidad inaceptable para Marruecos– pero evitando que los echen abajo en los tribunales. España desempeñe un papel directo y vital en esta batalla, y Marruecos espera que sigue actuando como aliada en Bruselas, y así lo ha hecho hasta ahora.

Por otra parte, la reacción amenazadora del ministerio de Agricultura marroquí, Aziz Akhnouch, a la sentencia del TJUE de 2016 dejó claro el "issue linkage" que las autoridades de este país establecen entre la comprensión europea hacia su “cuestión nacional” y la continuidad de su papel de “gendarme” de la frontera y las migraciones con destino al resto de Europa. En este segundo asunto, Marruecos ha visto cómo aumentaba su influencia a medida que crecía el tránsito migratorio por su territorio hacia Europa y el nerviosismo de las autoridades españolas. Un papel de presión y chantaje hacia España en el tema del Sáhara Occidental.