95 grupos de sociedad civil saharaui piden a UE no votar acuerdos con Marruecos que "vulneren los derechos del pueblo saharaui".


Bruselas, 28 noviembre de 2018. -(El Confidencial Saharaui).

Por WSRW/ECS.


Manifestación de la sociedad civil saharaui en los campamentos/ WSRW 


Un documento firmado por 95 organizaciones de la sociedad civil saharaui pide al Parlamento y al Consejo de la UE no firmar acuerdos de asociación comercial con Marruecos que pueden vulnerar los derechos fundamentales del pueblo del Sáhara Occidental, informa WSRW en una misiva enviada al Parlamento Europeo.

Los 95 grupos de la sociedad civil saharaui pidierin hoy al Parlamento Europeo (PE), la Comisión Europea de Pesca (PECH) y los Estados miembros de la Unión Europea (UE) que se tenga en cuenta al pueblo saharaui a la hora de ratificar los acuerdos de asociación y libre comercio entre la UE y Marruecos que afecten a su territorio.

El documento, difundido hoy por WSRW, ha sido adoptado y firmado por cerca de 100 entidades saharauis establecidas tanto en el territorio ocupados del Sáhara Occidental como en los campamentos saharauis o en la diáspora.

Lea aquí el docuemento de apelación .

Se espera que los Ministros de Pesca de la UE voten sobre el pacto de Pesca UE-Marruecos, que está previsto que se aplique a las aguas del Sáhara Occidental, en cuestión de semanas. El Parlamento Europeo, que generalmente toma más tiempo para evaluar tales propuestas, se apresura a ratificar dicho acuerdo en febrero, lo que no permite que los comités evalúen y debatan la propuesta a fondo. Un primer y único debate en la Comisión de Pesca tuvo lugar la semana pasada.

En febrero de 2018, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea llegó a la conclusión de que el Acuerdo de Asociación de Pesca UE-Marruecos y su Protocolo no pueden aplicarse a las aguas adyacentes al Sáhara Occidental, ya que eso sería una violación del derecho internacional, en particular del principio a la autodeterminación.

En julio de 2018, la Comisión de la UE y Marruecos firmaron un nuevo acuerdo comercial que se pretende aplicarse a esas mismas aguas, sin el consentimiento del pueblo saharaui.