Tensión entre París y Washington por la duración del mandato de la Minurso.


Madrid, 30 Octubre de 2018. -(El Confidencial Saharaui).



Por Mariam Jawda Mouloud/ ECS. 


John Bolton/ Reutres-archivo




Los EE.UU quieren una prórroga de seis meses para el mandato de la Minurso en el Sáhara Occidental, mientras que Francia, aliado incondicional de Marruecos, aboga para que la duración del mandato sea de un año.

Esta divergencia ha provocado el retraso del voto de una nueva resolución sobre el Sáhara Occidental, que el Consejo de Seguridad aplazó. La adopción de la nueva resolución tendrá lugar mañana miércoles 31 de octubre, en vez de ayer como estaba previsto. En esta resolución se determinará la duración de la prórroga del Mandato de la ONU, que Estados Unidos defiende que sea de sólo seis meses, mientras que el socio incondicional de Marruecos, Francia, prefiere un año de prolongación (Una prórroga técnica). En esta disputa John Bolton, asesor de la Seguridad Nacional de los Estados Unidos, está manos a la obra defendiendo el posicionamiento de su país, según informa L'expresión.



Esta nueva resolución seguramente destaca de las demás ya que cumple papeletas para enfadar a Rabat. Y es que la presencia de John Bolton en la administración americana hace desequilibrar al régimen marroquí. Porque este veterano Diplomático no es otro sino el antiguo colaborador de James Baker, el ex enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental, cuando Kofi Annan era Secretario General de la ONU entre 1997 y 2006.

“El que fuera representante de los EE.UU en la ONU de 2005 a 2006, se ha mostrado contrario a los intereses del Reino feudal ya que había defendido con notoriedad una ampliación del mandato de la Minurso en la que se incluyera la vigilancia de los DD.HH en el Sáhara Occidental, así como la celebración de un referéndum de autodeterminación”.



Sin embargo, Bolton no ha hecho ninguna declaración pública aunque es cierto que EE.UU no oculta su deseo de ponerle fin a este conflicto que ha durado más de 40 años. Y es la que está detrás de que la prolongación de la Minurso sea de tan solo seis meses.

A través de esta nueva resolución, los americanos quieren ejercer presión sobre Marruecos, en particular, para reanudar unas negociaciones directas, después de 10 años en un callejón sin salida, en los que se han celebrado cuatro otras rondas de negociaciones que no han aportado ningún cambio sustancial. El nombramiento de un nuevo enviado de la ONU, el ex presidente alemán Horst Köhler, brinda una nueva oportunidad para la retoma de las rondas de negociaciones entre el Frente Polisario y Marruecos. Las negociaciones impulsadas por Köhler tendrán lugar el 5 y 6 de diciembre en Ginebra, justo un mes después de la adopción de la nueva resolución sobre la Minurso.



Por su parte el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres ha demandado al Consejo de Seguridad de extender el mandato de la misión por un año; “con el fin de dar suficiente tiempo a mi enviado especial para crear condiciones que permitan llegar a un avance en el proceso político”. Habrá que ver si los miembros del Consejo tendrán en cuenta la recomendación de Guterres. Lo cierto es que parece que soplan otros vientos para la cuestión saharaui, y EE.UU guiará el camino a seguir, aunque con ello, llegue a enfadar también a París.