Rey de Instagram: cuando a un rey se le mide por su número de followers.


Madrid, 24 Octubre de 2018. -(El Confidencial Saharaui).




Por Mariam Jawda Mouloud/ ECS. 


Foto de Instagram del Rey de Marruecos junto a un rapero.







Qué pasa cuando en pleno S. XXI en un país aún pervive la idea feudal de que el Poder emana del rey por la gracia de Dios? Y, aún más grave, qué pasa cuando este rey soberano solo se le ve a través de Instagram, viajando, divirtiéndose… en fin viviendo la vida? Quién estará a cargo del trono entonces?

Desde que ha dejado a su ex mujer, la princesa Lalla Salma, al Rey de Marruecos le ha dado por estar paseando por el mundo, hacer selfies y frecuentar locales raperos. De hecho, es el único rey del mundo cuyo cortejo real es una moto acuática jet-skis; claro, está en la complicada edad de los 50. Cuando te pasas el tiempo colgando fotos vestido de trajes pop-rock, posando con estrellas de reality show y escuchando música del rapero Maitre Gim’s, entonces se puede decir que ya tienen en tus manos el protocolo.




Mientras el padre, Hassan II, se rodeaba de académicos, escritores y artistas, el hijo Mohamed VI ha salido más “moderno” y ahora se junta con personajes de reality shows, boxeadores y parece como si su sueño fuera participar en un programa de televisión llamado Secret Story: soy el rey de Marruecos, este era mi gran secreto.

No hay sino que ver las fotos en el instagram: ha ganado 30 kilos, se pone camisas de leopardo, posa con un estilo muy chic, etc. La verdad que está haciendo que Marruecos brille en el mundo, brille porque desde lejos llama la atención su reloj de 01 millón y 200.00 dólares. En fin, Mohamed VI estaba destinado a convertirse en un príncipe William y al final terminó como Elton John.




Para un ciudadano marroquí el Instagram tiene que ser muy práctico: te permite seguir a tu monarca por todo el planeta, mientras tú, sobrevives en el zoco de tu ciudad. Y es que ahora mismo los marroquíes tendrán que inscribirse en el Snapchat para poder estar informados de las próximas reformas que sucedan en el país. Al fin y al cabo, para qué ser rey pudiendo ser influencer? Hoy en día los reyes, más que por sus súbditos, son valorados por el número de followers que tienen en las redes sociales.

Por cierto, la presencia virtual del rey se ve contrastada con la desaparición de la vida pública de la princesa Lalla Salma. Ya no aparece por ningún medio, y nadie sabe dónde está.

Una imagen vale más que mil palabras. Y efectivamente parece ser que así lo han aplicado en el Dpto de Comunicación de la casa real marroquí: las imágenes de las redes sociales han sustituido al discurso.

Pero qué piensan los súbditos del rey de todo esto?

Aunque medios marroquíes afirman que en la sociedad de ese país incipientes críticas surgen para cuestionar las acciones de la monarquía, hasta la fecha intocable. Pero es suficiente este paso? hasta cuándo la población marroquí seguirá teniendo esta fe ciega en sus reyes soberanos, mientras el país parece un buque a punto de hundir sin un capitán capaz de dirigirlo?




Esto es lo que pasa cuando el poder no emana del pueblo sino de un rey heredero (que como ser humano no está exento de fallos). Que el rey se cree impune; entonces en vez de velar por el bien de su pueblo, sus intereses se ciñen por el bien de sus propios caprichos.