¿Qué es ser mujer saharui?





El rincon de la mujer saharui

Amnat Thawra.

Madrid, 03 octubre 2018 – (El Confidencial Saharaui)

Opinión de Nura Mulay.




Nura Mulay/ estudiante de Administración/ miembro dd Amnat thawra y fundadora de Gdeim izik.


“Ser mujer saharaui conlleva; dar vida. Entrega. Dedicación. Mantener lazos. Cuidar tu entorno. Sabiduría. Repartir amor incondicionalmente. Paciencia infinita. Comprensión profunda. Un corazón lleno de sentimientos. Capacidad de organización. Intuición. Inteligencia práctica. Calidad de presencia. Encarnar la belleza. Buscar la armonía. Energía de vida. Compañía. Calidez. Humanidad. Fortaleza y valentía”.




Está claro que cada mujer es un mundo. Las mujeres saharauis no todas somos iguales, pueden definirnos de muchas maneras; la diversidad es nuestra seña de identidad.

Debajo de cada “Melhfa” hay todo un mundo. Hay una sonrisa; puede ser bonita o triste. Pero detrás de cada melhfa hay una mujer que entiende de valores, una mujer que tiene la identidad marcada para ser un símbolo. Un símbolo del cual se conozca a mi pueblo.

Nosotras, las mujeres, o lo que es la sociedad saharaui, somos la sociedad más abierta del mundo árabe islámico.

Cuando te pones a hablar de cosas que estamos haciendo o que hemos logrado, es cuando palpas que hay un cambio radical, un cambio, impresionanten; hemos pasado de un extremo a otro, en tan poco tiempo. En quella época la mujer no era nadie, no teníamos palabra, y ahora somos mujeres escuchadas y valoradas.

La mayoría de las mujeres saharauis se han formado o se están formando en el extranjero, se ven de otra manera o mejor dicho desde un ángulo con más libertad, tenemos otra visión del mundo, no tratamos de imponer nuestro punto de vista, sino más bien, tratamos de hacer reflexionar y reflexuonar nosotras también, para abrirnos e integrarnos al entorno que nos rodea.




La autoestima no es voluntaria, espontánea o natural, más bien, proviene de las condiciones de vida y de lo que cada una ha experimentado al vivir su vida.




NOTA: "El Confidencial Saharaui no se hace responsable de las opiniones vertidas por los distintos autores".