OPINIÓN | La doble moralidad en la sociedad saharaui.


El Confidencial Saharaui / Amnat Thawra octubre 08, 2018

Madrid, 08 Octubre 2018 – (El Confidencial Saharaui )

Opinión de Nasra Iahdih Said.



● ¡ATENCIÓN! Trato un tema muy delicado, para los ultrasensibles, pensad antes si leer o no éste artículo. Está hecho desde la máxima objetividad y distancia con respecto a determinados asuntos.




Nasra Mah Iahdih Said/ Articulista y estudiante de Derecho. Miembro de Amnat thawra.





Observo con estupefacción la doble moralidad de nuestra sociedad con respecto a las opiniones vertidas por los distintos ciudadanos saharauis. Después de una prolongada reflexión, llego a la conclusión de que en nuestra sociedad la legitimidad y/o respeto hacia las opiniones dependen del sexo de la persona.

Seré breve y específica.

Hay un periodista llamado Mahmud Zaidan, que a través de sus redes sociales realiza ciertas denuncias hacia determinados dirigentes del Frente Polisario -su veracidad está en cuestión ya que de momento no ha aportado ninguna prueba- Pero ese no es el “quid de la cuestión”. Lo que diga ésta persona sobre el Frente Polisario no es lo que me importa. Lo que llama mi atención es, el trato que se le está dando al señor Zaidan, a pesar de la gravedad de sus acusaciones, se le escucha e incluso parte de nuestra sociedad recomienda seguirle, aún sin estar de acuerdo con él. Me ha dado por entrar en su perfil para indagar un poco. Lo he leído y he hecho algo que estaba deseando; ver las opiniones de sus comentarios. Y… ¡sorpresa! Muchas de las opiniones recibidas eran positivas o de admiración e incluso de simpatía.



Mientras leía a este individuo, no dejaba de pensar en – ¿Y si Mahmud Zaidan fuera una mujer, qué tipo de consecuencias tendrían sus manifestaciones? Es decir, era incapaz de pensar en el contenido de “sus denuncias” porque cada palabra que leía, se me venían a la cabeza mujeres saharauis que han hecho algo similar e incluso en menor medida y las consecuencias que éstas pagaron.

Destacaré a una de esas mujeres, su nombre es Lehdía Mohamed Dafa. Ella habló sin pelos en la lengua, expuso públicamente lo que muchos piensan sin tapujos ni miedos. Pero las consecuencias de su actitud han sigo graves, entre ellas, ser catalogada como “pro-marroquí” o simplemente como loca energúmena. No sé cuán veraz son sus palabras -puesto que no he indagado- pero lo que sí sé, es que ha hecho algo similar a Zaidan, e incluso lo de éste periodista es aún más grave, pero ella fue casi “desterrada” para gran parte de la sociedad saharaui.



Esto me lleva a la siguiente conclusión:

Lehdía es mujer y por tanto la legitimidad de decir según qué cosas siempre estará en entredicho. Ni la oportunidad de ser escuchada y tomada en serio se le ostentará, ya que, entre otras cosas en sus declaraciones ¡no lleva melhfa!. Zaidan en cambio, es hombre y la perspectiva cambia, se le dará algo que a mujeres como Lehdía no se les ha dado, que es las oportunidad de ser escuchadas y/o leídas sin prejuicio ni etiquetas.

Me sorprende que, después de acusaciones tan graves vertidas por Zaidan, aún no se le haya metido en el saco de los “pro-marroquíes- . ¿Hasta en la denuncia de temas delicados, el hombre tiene privilegios sobre la mujer?.