Muere una persona ciega tras precipitarse desde un tejado ministerial en Rabat.


Las Palmas de Gran Canaria, 08 Octubre de 2018. -(El Confidencial Saharaui).



Por Mariam Jawda Mouloud/ECS Bruselas. 


● La muerte de un ciego tras precipitarse de un tejado ministerial en Rabat, desata ola de protestas.

Manifestación de personas con discapacidad visual tras la muerte de su compañero.




Un ciudadano marroquí, desempleado con discapacidad visual, que participaba en una manifestación por el empleo en un tejado de un Ministerio en Rabat, ha sufrido una caída que cobró con su vida este domingo por la noche; aunque este suceso no se ha hecho oficial hasta este lunes 8 de octubre. El joven hombre formaba parte de una asentada organizada por decenas de jóvenes ciegos en paro en el tejado del Ministerio de la Familia, la Solidaridad y la Igualdad del Desarrollo Social. Su objetivo era el de exigir mayor integración de empleo en el servicio público.

Ira e indignación

Desde finales de septiembre, los miembros de la Coordinación Nacional de Graduados con Discapacidad Visual, de Marruecos, amenazan con lanzarse desde lo alto del edificio ministerial, si no se les escucha. Los graduados en paro manifiestan a menudo en las calles de Rabat para demandar su integración en los servicios públicos, como garantía de su seguridad laboral.



En 2012, un joven marroquí desempleado había perdido la vida después de haberse tentado a inmolarse pegándoselo fuego, desata la ira e indignación dentro de la juventud con formación superior y sin empleo. En marzo 2017 en Marrakech, una decena de personas con discapacidad visual, encontrándose sin empleo, había intentado inmolarse quemándose para manifestar pidiendo mejoras en políticas de empleo de los grupos en riesgos de exclusión social.

El desempleo en Marruecos alcanza 4 de cada diez jóvenes en las ciudades, una problemática que preocupa la sociedad y nutre la frustración y el descontento popular. Las tasas de desempleo de las persona discapacitadas se eleva al 47,65% (cuatro veces superior a la media), dentro de un país que cuenta con 2,3 millones de discapacitados, según publica un estudio oficial en 2016.