Marruecos enfada a Rusia en plena campaña para conseguir apoyo para la cuestión saharaui.


Nueva York, 02 Octubre.- (El Confidencial Saharaui).


INTERNACIONAL





Por Mariam Jawda Mouloud/ECS 






La reunión entre el presidente del Gobierno de Marruecos y el de Kosovo. 

En plena campaña, agotando ya culaquier recurso, para buscar apoyo diplomático en la cuestión saharaui, Marruecos ha enfadado a sus aliados serbios e, indirectamente, a Rusia y China. De hecho, al margen de la 73 sesión de la Asamblea General de la ONU, el presidente del gobierno marroquí, Sâaddedine El Othami, ha celebrado una reunión oficial en Nueva York con los responsables de Kosovo, no reconocidos por Rusia y China.

El encuentro furtivo al par de controvertido, se ha producido entre el jefe del gobierno marroquí y una amplia delegación kosova, no ha sido el más oportuno para la diplomacia de Rabat. Teniendo en cuenta, que ha tenido lugar solo dos semanas después de un acuerdo en Belgrado, entre el jefe de la diplomacia marroquí y el presidebte Serbio. Cada uno por un lado, Nasser Bourita y Aleksandar Vučić han reafirmado en esta ocasión su compromiso de no "tocar las cuestiones separatistas".




La República de Kosovo por un lado, y la República Árabe Saharaui Democrtática (RASD) por otro.


Para entender mejor la gravedad de esta "metadura de pata" por parte de la diplomacia marroquí en Europa oriental, pasamos a reconstruir los hechos: El pasado 25 de septiembre El Othmani se reunió con una delegación kosova. Instantánea que fue colgada en la cuenta de Twitter del jefe de la diplomacia y ex presidente de Kosovo, Behgjet Pacolli, en la que se reafirmaban las relaciones bilaterales entre ambos países.








Este encuentro ha sido duramente criticado por la prensa y la "oposión política" en Marruecos.

Pues no solo afecta a las relaciones con Serbia, sino también con Rusia y China, ya que Serbia queda como uno de los pocos aliados fiables de Moscú. Y ambos países no reconocen la independencia de Kosovo, y defienden la soberanía de Serbia sobre Kosovo.

Y es que en este momento, en el que el apoyo hasta ahora incondicional de Washingnton a Rabat, queda tambaleado por la candidatura del Neoconservador John Bolton comi consejero en la Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Y, teniendo en cuenta los múltiples esfuerzos de la diplomacia marroquí por mantener la que ellos denominan "neutraludad positiva" de Moscú con respecto a la cuestión saharaui, no con viene realizar ninguna acción que vaya a poner en peligro esta posición.


Según Hespress, un digital marroquí promovido por el Májzen, el Ministro de Asuntos Exteriores Nasser Bourita, ractificó aclarando la posición marroquí con los "aliados" serbios. Pero qeda por conocer el argumento que Bourita presentó. ¿Recurrió al pretexto "habigual" de que es una reunión "fuera de contexto", o simplemente se disculpó por la inexperiencia de su líder?.