Espaldarazo español a las reclamaciones de Marruecos en la lucha contra la inmigración ilegal.


Por Euronews



Bruselas, 11 Octubre de 2018. -(El Confidencial Saharaui).




Marlaska en reunión con Leftit/ agencias.




Más de 2.000 inmigrantes llegaron ilegalmente a las costas españolas en los días previos a la cumbre del G6 en Lyon (Francia). Todos habían zarpado desde Marruecos, un país que lleva meses exigiendo un mayor apoyo económico a Europa para reforzar el control de sus fronteras. España, que tras la llegada del gobierno populista a Italia se ha convertido en el principal foco de entrada de inmigrantes a la UE, ha defendido ante el micrófono de euronews la postura de Rabat por boca de su ministro de Interior, Fernado Grande-Marlaska.



"Marruecos únicamente está manifestando una realidad. No son quejas o protestas indebidas. Lo único que está manifestando es que está sufriendo una presión de flujos muy importante, como consecuencia de que se ha cerrado principalmente el Mediterráneo central... y esto es como un globo, el aire sale por algún lado y es Marruecos la que en este caso está padeciendo", explicaba el ministro.

¿Con la mente puesta en los 3.000 millones de Turquía?

Sobre si Marruecos tiene en mente los 3.000 millones de euros que la UE prometió a Turquía para frenar el flujo de refugiados de la guerra en Siria, Fernando Grande-Marlaska no quiso pronunciarse. Las cifras, dijo no son lo importante, sino que la UE se involucre plenamente:



"A mí no me gusta hablar de cantidades de dinero. No se trata de cantidades de dinero, sino de una cooperación seria para el control de los flujos migratorios. Eso es fundamentalmente de lo que estamos hablando y de lo que Europa y gran parte de la Comisión es consciente", setenció. A pesar de que no es inhabitual que el reino alauí utilice la presión migratoria como instrumento político en sus negociaciones con España y con Europa, Fernado Grande-Marlaska insiste en que este no es el caso:

"Marruecos está haciendo un trabajo importante. Está dedicando unos medios tanto personales como materiales también relevantes para el control de sus propias fronteras, que, en cierta medida son las fronteras del sur de Europa, y está pidiendo un compromiso de Europa de cooperación al desarrollo".

Marruecos estima que contener la marea de inmigrantes que quieren zarpar rumbo a la UE le cuesta unos 200 millones de euros al año, casi siete veces más que los 30 millones que le prometió la UE el pasado mes de agosto.