Día de la ONU | Frente a los desafíos, las Naciones Unidas no ha hecho nada por el pueblo saharaui.


Nueva York, 24 Octubre de 2018. -(El Confidencial Saharaui).




Por Lehbib Abdelhay./ ECS las Naciones Unidas.


SG de la ONU con Trump/ UN 





Hoy, 24 de octubre, es el Día de la ONU, que marca el 73 aniversario de la entrada en vigor en 1945 de la Carta de las Naciones Unidas. Para el Secretario General, António Guterres, ese documento “simboliza la esperanza, los sueños y las aspiraciones de los pueblos”.

En su mensaje Guterres dice que las mujeres y hombres de Naciones Unidas trabajamos para dar un sentido práctico a la carta y pese a los obstáculos nunca nos damos por vencidos. El Secretario General reafirma el compromiso “de reparar la confianza perdida, de curar a nuestro planeta, de no dejar a nadie atrás y de defender la dignidad de todos y cada uno de nosotros”. UN




El pasado 06 de septiembre se han cumplido 27 años desde la firma del alto el fuego firmado entre Marruecos y el Frente Polisario, y 43 años de ocupación. En este breve análisis intentamos hacer un repaso completo de la nefasta gestión de la ONU del conflicto que desembocó en la peor pesadilla para el pueblo saharaui.

Todos los esfuerzos de la ONU han fracasado repetidamente para negociar un acuerdo sobre el territorio en disputa desde 1975, cuando el poder colonial de España abandonó el territorio, iniciando un enfrentamiento bélico que duró 17 años cuando intervino la ONU estableciendo el alto el fuego el 06 de septiembre de 1991.

Han pasado ya más de 40 años, y aunque parezca mentira, los saharauis están más lejos de ver una solución que hace 20 años, curioso cuando la ONU en 1991 prometió solucionarlo en un plazo que no excedería los 2 años, es decir, lo que tardarían en realizar un censo completo para llevar a cabo un referéndum de autodeterminación.




          [Hoy en día, la única solución que ven los saharauis para desbloquear la situación y obligar a Marruecos a mover carta es la vuelta a la lucha armada, algo que la propia ONU y el Consejo de Seguridad evitan a toda costa, pero que no hacen más que favorecerlo porque con sus resoluciones y pasividad ante Marruecos perpetúan y prolongan el conflicto, agravando así la situación de los saharauis y por consiguiente, agotando su paciencia.]

El vergonzoso balance.


42 años, una misión especial de la ONU, 6 secretarios generales, 4 enviados personales, 45 informes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, 49 informes de distintos secretarios generales de la ONU y la situación del pueblo saharaui sigue siendo la misma que en 1975.

Sin embargo, la ONU sigue haciendo creer al pueblo saharaui que puede solucionar el conflicto con informes o declaraciones periódicas para levantar el ánimo a los saharauis, una jugada sociológica muy sucia que, sorprendentemente, aún les funciona. La realidad es que el conflicto saharaui y el asunto del último país africano sin descolonizar ha sido un colosal fracaso, absoluto y sin precedentes para la ONU, por mucho que traten de maquillarlo.

El derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación es inalienable e irrefutable, y como nos ha enseñado la historia, los derechos jamás se han ganado en despachos modernos de la ONU o en asambleas de falsos amigos, el pueblo saharaui necesita un golpe en la mesa, redirigir su futuro, empezar a ser un estado con territorio reconocido y dejar de ser el hazmerreír de cada país o alto cargo político extranjero que lanza palabras venenosas al público que sirven para calmar la tensión del pueblo saharaui y mantenerles in situ. Llegados a este punto, uno se pregunta si la ONU es verdaderamente necesaria y prescindible.

42 años colonizados y tirados en mitad de un desierto remoto, es demasiado, y cada día que pasa, más lejos están de la independencia y permiten a Marruecos consolidarse y afianzarse aún más. Cada saharaui debería repasar el pasado y ver si realmente han avanzado algo en el conflicto o este ha empeorado.