Así dispara el servicio secreto marroquí sus troyanos espía en Internet.





Última actualización 14:30.07.10.2018 | redacción ECS. Por ECS/ tecnología de software. 


Madrid, 07 Octubre de 2018. -(El Confidencial Saharaui).

● Mientras desarrolladores sospechan que el programa espía de Hacking Team (HT) sigue funcionando, la oficina de documentación y seguridad nacional (DGED) no ha confirmado si terminó o no su relación con esta empresa italiana.




Las autoridades de Marruecos adquirieron el software malicioso Galileo RCS para controlar a los periodistas y militantes en las redes sociales e impedir "El Hirak" (las revueltas el RIF) y las manifestaciones en el Sáhara Occidental, según un informe conjunto presentado en Rabat por una organización nacional y la británica Privacy International.

El software malicioso Galileo RCS, que utilizaban los servicios secretos de 35 países para infectar ordenadores, teléfonos móviles y tabletas con troyanos espía desde cualquier parte del globo, tenía por tanto la potencial capacidad de introducir ese material incriminatorio -y otros de naturaleza terrorista- en la computadora o el terminal contaminado a distancia.

Con el programa RCS podían hacer de todo: entrar en el ordenador de la víctima, tomar su control, sustraer toda la información, monitorizar los correos electrónicos, las páginas web visitadas, grabar las conversaciones de Skype y seguirlas en tiempo real, hacer fotos con la cámara cada X horas.




El presidente de la Asociación de Derechos Digitales (ADN, siglas en francés), Hisham Almiraat, presentó varios informes elaborados junto a Privacy International, conocida por investigar los modos de vigilancia electrónica de los gobiernos y desvelar el papel de las empresas que permiten este control.

Almiraat presentó el informe conjunto en la sede de la Asociación marroquí de Derechos Humanos (AMDH), una de la más críticas del país, cuyos militantes han sufrido en el último año continuas restricciones de actividades.




Según el informe de Privacy, el "Estado (marroquí) ha invertido de forma masiva en espionaje con el fin de vigilar las actividades de sus ciudadanos y reprimir toda forma de disidencia".

En el años 2015 el Gobierno marroquí compró por un valor de 2 millones de euros a la empresa francesa Amesys Bull -conocida por vender tecnología a países en conflicto- infraestructuras de vigilancia "Eagle", que permite a los gobiernos censurar internet y vigilar su tráfico.

El equipo de Almiraat envió el software al laboratorio canadiense Citizen Lab, que descubrió que era desarrollado y comercializado por la sociedad italiana de vigilancia Hacking Team. Se estima que el software cuesta unos 200.000 euros.

"Hacking Team declara que vende únicamente sus softwares a gobiernos y servicios de policía"
, asegura el informe, que destaca que los periodistas y militantes también han visto sus cuentas de correo electrónico y de Facebook pirateadas por grupos de hackers "nacionalistas" que no han sido imputados por ello.

Además, subrayan que paralelamente continúan las "tácticas tradicionales" como intimidaciones, visitas a los vecinos y familiares para obtener informaciones y escuchas telefónicas.

"El espacio público está limitado en Marruecos. No hay prensa independiente. La sociedad civil se enfrenta a muchos problemas. Internet es el único espacio verdaderamente libre, sin censura. Si perdemos internet no nos queda nada prácticamente", advirtió el jefe de Mamfakich.