No educar a las niñas provocará "catástrofes".


NUEVA YORK, 27 Sep. (Reuters/EP) - (El Confidencial Saharaui).



Niñas saharauis/agencias 


Los mandatarios de Francia, Canadá y Reino Unido han hecho un llamamiento este martes a los países de todo el mundo a impulsar los esfuerzos para educar a las niñas, advirtiendo de que podrían producirse "catástrofes" si no se permite un acceso a una educación de calidad para ellas.

Sin educar a las niñas, los países pierden productividad y corren el riesgo de la inestabilidad y el conflicto, han sostenido en un acto organizado en los márgenes de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Más de 130 millones de niñas, muchas en países inmersos en conflictos o en regiones pobres de todo el mundo, no van a la escuela, según los datos del Banco Mundial, lo que supone una pérdida de 30 billones de dólares en ganancias y productividad.




La falta de educación pone a las niñas en riesgo de matrimonio infantil, problemas de salud, embarazos tempranos, desempleo y pobreza, advierten los expertos.

Pero el resto del mundo paga un precio también, en términos de potencial económico y estabilidad política, han sostenido los líderes participantes en el acto celebrado en Nueva York en favor de la educación de las niñas.

"Es una inversión. Si no lo hacemos, entonces nos estaremos preparando para catástrofes", ha sostenido el presidente francés, Emmanuel Macron. "Si no hacemos algo, otros tomarán las riendas de la agenda y habrá una crisis", ha prevenido.

La educación de calidad debe incluir estándares culturales y sociales que aborden la desigualdad de género, ha recalcado el presidente francés. En su opinión, el hecho de que "no se haya dado una educación adecuada" hace que hoy en día "estemos atrincherados en esos valores tradicionales en lugar de revocarlos".

Em este sentido, la primera ministra británica, Theresa May, ha lalamado a otros países a garantizar el acceso a doce años de educación de calidad gratuita para las niñas.

"Mejorar el acceso a la educación no es solo lo correcto, está también en el corazon del deseo de Reino Unido de impulsar el crecimiento económico, mejorar la estabilidad y reducir el conflicto en todo el mundo", ha asegurado May.

Garantizar una educación de calidad para todos es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados por unanimidad hace tres años por los estados miembros de la ONU para erradicar entre otros la pobreza y la desigualdad para 2030.

"Cuando se empodera a la mujeres para que adopten mejores decisiones que las que se han tomado en el pasado, todos terminamos beneficiándonos", ha argumentado el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.