Mauritania; La Policía cierra un centro de Hermanos Musulmanes en Nouakchott.


Agencias.

Nouakchott, 27 sept.- (El Confidencial Saharaui).








El grupo islamista de los Hermanos Musulmanes en Mauritania parece al borde del desastre, ahogado por la persecución de Uld Abdelaziz, de una dimensión «nunca vista desde hace 18 años»,: en tiempos del expresidente Uld Taya eran tolerados en la clandestinidad, y en varias ocasiones pudieron presentarse a las elecciones.

Taya se dio cuenta del peligro de su extremismo y reanudó su persecución en 2004, pero ha sido con Uld Abdelaziz, que llegó al poder tras una asonada militar, cuando más se ha agravado esa persecución.


Vehículos de la Policía mauritana en las entradas del centro.

Las autoridades ordenaron este martes el cierre del Centro de Formación de "Ulemas" (Ibn Sinaa) en Nouakchot, que está dirigido por una de las altas autoridades religiosas del país, Mohamed Lhassan Uld Dedew.

Ninguna declaración oficial se ha hecho al respecto, mientras efectivos de la policía cercaron la sede del edificio dirigido por el crítico jeque, político e islamisma Ould Dedew e impiden cualquier acceso al centro de formación.




Dedew es conocido por su cercanía a Qatar, país con el que Mauritania ha roto sus relaciones diplomáticas, por ser una referencia para el islamista partido Tawasul, además de que es miembro de la Cofradía Mundial de los Hermanos Musulmanes.

El presidente, Abdel Aziz, calificó anteriormente al partido islamista Tawasul de «extremista, que no duda en llevar las armas para conseguir sus objetivos si falla en alcanzarlos a través de la política». Tawasul tuvo un buen resultado en las últimas elecciones locales, regionales y parlamentarias organizadas el pasado uno de septiembre al mantenerse como la principal fuerza opositora del país.