Maloma Takio anuncia acciones legales por atentado a su honor.


REDACCIÓN

19/09/2018 16:57 | Actualizado a 19/09/2018 17:12

Argel, 19 sep (Efe).- (El Confidencial Saharaui).


Pepe Morales/ agencias.


Maloma Morales, la joven saharaui adoptada en Sevilla por una familia española que ha denunciado su secuestro, aseguró hoy que es muy feliz en los campamentos saharauis y anunció acciones legales contra aquellos que han mancillado su honor por afirmar que estaba retenida contra su voluntad.

En un comunicado remitido a Efe, Morales insistió en que no está retenida por nadie y que la denuncia de que ha sido secuestrada y de que recibe presiones "es falsa" y responde a una campaña orquestada de descrédito.

"A pesar de toda la campaña que hay montada en contra mía, les tengo que decir que ahora mismo soy una persona muy feliz. Me ha pasado la cosa más bella que le puede pasar a una persona, que es ser madre con la familia que quieres", explicó.

"He elegido libremente donde quiero estar, así como con quién quiero compartir mi vida. Quiero dejar muy claro que no estoy actuando en contra de mi voluntad y que soy la dueña de mi destino; porque soy una mujer libre", resaltó.

La joven, que estuvo la semana pasada en Argel para recoger su pasaporte español y tratar de inscribir en el registro a su hija, insistió: "todo aquello que están diciendo acerca de las presiones que estoy sufriendo y las teorías sobre un posible secuestro son rotundamente falsas".

"Nadie me tiene que decir cómo tengo que vivir mi vida ni dónde debo vivirla. Esta campaña que se ha orquestado, supuestamente en mi defensa, jamás contó con mi consentimiento ni aprobación", advirtió.

Morales, que ahora vive en los campos de refugiados en Tinduf, contradice así a su familia adoptiva en Sevilla, que en diciembre de 2015 denunció que había sido supuestamente secuestrada por su familia biológica saharaui.

"Muy al contrario, por activa y por pasiva, he pedido que dejen de hablar de mi vida y de entrometerse en mi intimidad familiar, que soy una mujer adulta en pleno uso de mis facultades y como tal, con absoluta libertad para decidir por mí misma, obteniendo como única respuesta una campaña mucho más vehemente y grosera", lamentó Maloma.

"Pero esto no va a impedirme seguir disfrutando de la felicidad que me ha supuesto reencontrarme con mi familia", aseguró.

Morales anunció que en los próximos días, y a través de sus abogados en Madrid, iniciará las acciones legales que crea conveniente para defenderse de las mentiras e insultos recibidos.

"No voy a permitir ni más insultos ni más mentiras. Por ello, y habiéndolo meditado mucho, voy a interponer todas las acciones judiciales que sean necesarias para proteger mi honor, mi imagen y la intimidad de mi familia y la mía propia", advirtió.

"Resulta muy serio realizar las acusaciones de matrimonio forzado, de violencia de género o que mi hija es fruto de una violación. Me duele escucharlo porque no es una cuestión que se deba decir tan a la ligera", mantuvo.

La joven saharaui arremetió también contra el Consulado de España en Argel por haber informado de que la semana pasada viajó desde los campamentos saharauis para recoger su pasaporte.

"Me resulta llamativo que la Administración del Estado se salte las normas en protección de datos y hable de mí como si no tuviera derecho a la intimidad", denunció.