Hospital marroquí niega tratamiento a una niña saharaui con cáncer.


Madrid, 03/09/2018. - (El Confidencial Saharaui).


La pequeña Suad/foto de la oeuqeña en su casa.


Cuando iban a empezar el tratamiento en Marrakesh en Marruecos, los médicos marroquíes descubrieron que Suad ya había perdido su cita por no llegar a tiempo. Como su vida y su salud estaban en riesgo, correspondía que le hicieran un tratamiento urgente ya que sólo vive con un riñón y está en una fase inicial. Suad ha sido enviada de vuelta a El Aaiún y no recibió ningún tipo de tratamiento.

Hace semanas, la niña saharaui Suad sufrió una recaída de cáncer que padece y ahora está pendiente de pruebas para un posible trasplante de riñón. Entre peluches y muñecos ve entrar y salir a sus familiares, y aprovecha que una Chica saharaui se asoma para enseñarle orgullosa su cantajuegos. El horizonte es incierto, sí, pero la vida continúa y la rutina arranca en la planta.

Le hicieron un análisis de sangre y salió. Entonces se negaron a empezar la quimio y dejaron a la niña así, sin hacerle nada, matándola de a poco mientras el cáncer se crece. Su madre se hincaba ante los médicos marroquíes y le pedía que le hicieran el tratamiento para poder curarla, porque el cáncer no está tan avanzado. Pero se negaron.

Un día, sin venir a cuento, el cáncer infantil se hace realidad en una pobre familia Saharaui, y entre el ayer y el ahora nace un abismo, el antes y el después. Del impacto. De la incomprensión. De la tristeza, pero también de la fortaleza de los padres de la niña afectada.

Suād es una niña saharaui de los territorios ocupados del Sáhara Occidental de nueve años que lucha contra el cáncer. Este año le fue diagnosticado un cáncer de riñón y los médicos le daban mayor de posibilidades de sobrevivir y aún así, negaron darle ese tratamiento que necesitaba.







Drama en la familia

Conmovidos por la situación de la niña, amigos de la familia pusieron en marcha una iniciativa y una campaña de financiación colectiva para colaborar con los gastos médicos que tendrán lugar las próximas semanas en Marrakesh, en Marruecos.

"Suad está a punto de comenzar la lucha más importante de su vida y la familia necesita toda la ayuda que pueda conseguir", dijo la fundadora de la campaña en declaraciones a El Confidencial Saharaui.

La pequeña SUAD y el cáncer.

"Fue un choque muy grande", expresó su madre. "Ningún niño debería tener que enfrentar un cáncer."

Esta semana, la pequeña tenía cita con los médicos en una ciudad marroquí y se la negaron.

La madre de Suad recuerda, con los ojos humedecidos, lo grave que es su hija: "Piensas de todo: que se puede morir, por qué nos pasa esto a nosotros, qué has hecho mal, cómo no te has dado cuenta antes...". Pero, resalta, hay que olvidar lo malo y pensar solo en lo bueno, y su hija ya es una de las niñas que luchan para vencer el cáncer.